domingo, 26 de julio de 2015

Los usuarios de autoconsumo eléctrico cargan contra las eléctricas y el Gobierno

El Ejecutivo y el lobby eléctrico desincentivan la producción de electricidad por parte de los consumidores, según los colectivos promotores de esta modalidad.
Los autoconsumidores eléctricos con conexión a la red deberán colaborar a financiar el coste del sistema.
El borrador del Real Decreto sobre autoconsumo eléctrico desarrollado por el Gobierno de Mariano Rajoy ha despertado duras críticas de asociaciones y usuarios de esta modalidad de servicio al considerar que prioriza los intereses de las grandes compañías eléctricas en detrimento de fomentar el consumo propio.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, explicó a finales de junio en el Senado que el nuevo proyecto de ley intenta evitar el "déficit del sistema eléctrico" ocurrido entre 2004 y el 2012 y que significó un aumento del desfase entre los ingresos y los costes del sistema. Soria, además, defendió que este sistema requiere de la solidaridad del autoconsumidor para que sufrague también los costes de las redes de distribución y transporte que utiliza. En caso contrario, la carga de este coste recae únicamente sobre el consumidor de energía convencional.
Las distintas explicaciones esgrimidas por el ministro, sin embargo, no han convencido a las asociaciones del sector que, a través de un comunicado, han exigido a la Comisión Europea que determine un marco regulador común para evitar que el Gobierno español finalmente aplique la propuesta de ley.
España, ejemplo de malas prácticas.
Sin ir más lejos, la Fundación Renovables ha valorado la iniciativa española como un “ejemplo de malas prácticas” y se han apoyado en las declaraciones de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia que reconoce el autoconsumo como una cuestión "ineludible" para alcanzar uno de los objetivos comunitarios en energía renovable para 2020.
Hoy por hoy, con la propuesta de ley sobre la mesa y pendiente de su aprobación este julio -si no se demora de nuevo- la polémica está servida entre el Gobierno, las eléctricas y los autoconsumidores.
Contra la norma europea.
Las asociaciones de autoconsumidores eléctricos han expuesto los agravios que, a su juicio, representa el nuevo texto legal y sostienen que su contenido choca de plano con la normativa europea de promoción de pequeñas instalaciones, de fomento de la producción individual y de la eficiencia energética.
Sobre esta base, han determinado una serie de cuestiones en las que piden la rectificación del Gobierno de lo que consideran un nuevo enredo contra la producción de energía fotovoltaica para consumo propio. Entre sus principales quejas se encuentra lo que consideran un gravamen sobre la actividad “injustificado y desproporcionado” y mucho mayor que la energía que proviene de la red eléctrica.
Un impuesto sobre el sol.
El proyecto legislativo también contempla un impuesto sobre el sol que, según fuentes consultadas, encarecerá el autoconsumo con riesgo de hacerlo inviable. Además, argumentan que es una tasa que no existe en otros países de la UE y que atenta contra "el derecho universal al sol".
Otro de los aspectos críticos del proyecto legislativo es que impide compatibilizar el autoconsumo y acogerse al Bono Social, la ayuda para los consumidores más vulnerables y en riesgo de pobreza energética. Esta exclusión repercute doblemente sobre al autoconsumidor dado que la ley tampoco contempla el denominado Balance Neto, donde a finales de mes el usuario y compañía hacen un balance de la energía inyectada y consumida y pasan cuentas. El proyecto de ley establece que la electricidad excedentaria que se vierta a la red no recibirá compensación económica alguna.
Penalizaciones desorbitadas
Asimismo, existe una penalización a quienes recurran a sistemas de almacenamiento descentralizado que las asociaciones de autoconsumidores han calificado de "abusivo" y que desincentiva la búsqueda de formas alternativas de consumo.
La iniciativa del Gobierno también obliga a que el productor y consumidor de una instalación de autoservicio ha de ser la misma persona, eliminando todas las demás posibilidades de participación. Un requerimiento que, en caso de incumplimiento, puede ser sancionado con multas de hasta 60 millones de euros.
Otra de las reclamaciones vertidas por los autoconsumidores es que únicamente la distribuidora tiene acceso directo y en tiempo real a los datos de consumo, producción y precio de la energía, mientras que el ciudadano solo tiene acceso a través de esta.
La patronal eléctrica defiende el pago de la red.
Por su parte, la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) ha defendido la "contribución" de los autoconsumidores al mantenimiento de la red électrica ya que "como el resto de los consumidores, forman parte y son usuarios".
"Si no se estableciera ningún tipo de cargo para los autoconsumidores, estos dejarían de pagar esas partidas, que recaerían sobre el resto de los consumidores. El grueso de los consumidores eléctricos, de este modo, tendría que pagar más costes en su factura para que unos pocos [los autoconsumidores] dejaran de pagarlos", han explicado fuentes de Unesa.
Factura eléctrica lastrada.
En esta línea, la patronal ha matizado algunas de las consideraciones realizadas por los autoconsumidores como la relativa a la inexistencia de una contraprestación por la energía vertida en la red. Según Unesa, sí que existe, aunque la reciben únicamente aquellos autoproductores que se registren como tales -quedando exentos de recibirla quienes no se acojan a esta modalidad-.
En lo que sí parece que hay acuerdo entre ambas partes es que la factura eléctrica "está artificialmente lastrada" con una serie de costes políticos e impuestos que no están relacionados con el suministro eléctrico.

Cómo demandar a tu eléctrica si te acusan de manipular el contador

Si tu contador de la luz ha sido manipulado, te cae una multa de 1.500 euros. Da igual si eres culpable o inocente. OCU planta cara y denuncia que las eléctricas sancionan sin pruebas y sin dar al cliente posibilidad de defenderse. Te ayudamos a llevarles a juicio.
Tu contador de la luz es ese aparato que quizás no has visto jamás y que tal vez vive en la oscuridad de un cuarto del que ni siquiera tienes llave. Tú no le conoces, pero él a ti sí: lleva la cuenta de la luz que gastas y en eso se fija tu eléctrica para cobrarte más o menos.
Pueden manipularse, desde luego, pero en los últimos meses mucha gente dice ser inocente. Ante esto, las eléctricas aplican la presunción de culpabilidad: no importa quién lo ha tocado, pagas TÚ.
Y no pagas poco. Son en torno a 1.500 euros de multa (te refacturan el último año como si hubieses estado usando el 100% de la potencia contratada durante 6 horas cada día).
Suena mal, ¿verdad? Suena a que estás completamente indefenso. Déjanos corregirte: estabas completamente indefenso. Ahora OCU te dice cómo llevarles a juicio.
Qué hacer si te ha pasado.
Si eres inocente y te están acusando de algo que no has hecho, puedes plantar cara. Te avisamos: esta lucha te lleva hacia un juicio al que tendrás que acudir*.
1. Paga lo que te piden: si no lo haces, te cortarán la luz. Si te es difícil o imposible pagar de una vez tanto dinero, puedes llamar a tu comercializadora (la que te envía las facturas) para solicitar un pago fraccionado.
2. Rellena la demanda que encontrarás más abajo (completando los espacios en blanco y siguiendo las instrucciones en rojo).
3. Imprime 3 copias de la demanda y llévalas al Juzgado de Primera Instancia que te corresponde por código postal (aquí puedes buscar los juzgados de tu localidad). Una de las copias te la quedas tú y las otras 2 ellos. La que va para el juez debe llevar adjuntos los documentos originales necesarios (facturas de la luz, contratos, certificados...).
4. El Juzgado te contactará por carta citándote para un juicio verbal en el que no necesitarás ni abogado ni procurador (siempre que lo que te reclame la eléctrica sea inferior a 2.000 euros... si fuese superior necesitarías contratar abogado y procurador).
* En el peor de los casos, este juicio puede llevarte a una condena en costas: pero si acudiste sin abogado ni procurador (por reclamar una cantidad inferior a 2.000 euros) únicamente podrían pedirte que pagases el desplazamiento al juzgado del representante de la eléctrica (artículo 32.5 de la Ley 1/2000 de 7 enero de Enjuiciamiento Civil).

Las quejas contra las eléctricas alcanzan un récord histórico

Publicidad engañosa, visitas comerciales con falsas ofertas y errores de lecturas, las principales causas. El sector de las telecomunicaciones lleva siete años acumulando la mayoría de reclamaciones.
Las compañías eléctricas cada vez acumulan más reclamaciones de los consumidores. Entre enero y junio de este año, el número de quejas tramitadas por Facua Córdoba en el sector energético han batido un récord histórico, según el presidente de la entidad, Francisco Martínez Claus, que indicó que casi dos de cada diez quejas registradas en este periodo (más de mil) fueron por problemas y fraudes relacionados con el servicio de las compañías de electricidad y gas, más del doble que en el primer semestre del año pasado, cuando acumularon el 5,5% de las quejas. "Las ofertas que se publicitan sobre el mercado libre eléctrico continúan creciendo", explicó, al tiempo que alertó sobre las visitas de comerciales a puerta fría en las que las compañías venden descuentos que en realidad "hinchan la factura del usuario". Los errores en las lecturas de los contadores o las lecturas no realizadas durante largos periodos que provocan facturas desproporcionadas también son motivo habitual de reclamación por parte de los usuarios.
Aunque éste es el incremento más llamativo, el sector de las telecomunicaciones mantiene el primer puesto en el ránking de las más denunciadas. A excepción del 2009, las irregularidades en telefonía móvil, fija e internet son las causas más frecuente de reclamación por parte de los usuarios, acaparando el 37,6% de las 1.008 reclamaciones tramitadas por Facua este semestre en Córdoba. El servicio de móvil tiene el triple de denuncias que el de teléfono fijo y 23 puntos más que el de internet. Entre los principales motivos de denuncia están "los incumplimientos de ofertas comerciales, facturas que llegan cuando el usuario ya se ha dado de baja, amenazas de penalización abusiva por anular contratos antes de cumplir el compromiso de permanencia, así como el cobro de llamadas no realizadas o el alta en servicios de mensajes no solicitados".
La banca y las entidades financieras son el segundo sector con más denuncias, el 17,6% del total, quejas motivadas principalmente por el cobro de tarifas y comisiones abusivas, la falta de información esencial al contratar productos y "el fraude de las cláusulas suelo que está obligando a muchos usuarios a solucionar los conflictos en los tribunales", detalló Martínez Claus.
Entre los sectores con más denuncias figuran por primera vez las relativas a la sanidad, con el 4% de quejas, centradas en deficiencias en zonas hospitalarias o incumplimientos en la prestación de servicios médicos públicos y privados. Los transportes, principalmente las aerolíneas, motivan el 5,6% de las quejas. Los seguros acaparan el 7,2% de las reclamaciones, basadas fundamentalmente en la negativa de las compañías a abonar o cubrir servicios establecidos por contrato. Otro problema creciente que afecta a varios sectores es el de la suplantación de identidad que acaban en denuncias de los usuarios en las comisarías. Facua, que denuncia la inacción de las administraciones en la defensa de los derechos de los consumidores, alerta de una práctica que se evitaría "si se contrataran los servicios como se debe, con el DNI y firmando un contrato por escrito". Para evitar la posibilidad de caer en este tipo de fraude, Facua recomienda "no dar nunca datos personales por teléfono o a agentes que vayan puerta a puerta, aunque se identifiquen como de la compañía" y "realizar las compras por internet con tarjetas virtuales, creadas para un abono concreto, en lugar de usar el número de la tarjeta habitual".

sábado, 25 de julio de 2015

Diez preguntas claves antes de cambiarte de compañía eléctrica

Para muchos la factura eléctrica se parece a un jeroglífico. La mitad de los españoles hasta ha reconocido que el recibo “no se entiende”, de acuerdo con una encuesta publicada la semana pasada por el Instituto Sondea y llevada a cabo entre más de 2.000 consumidores. Con la reforma del sector eléctrico las dudas no han hecho más que aumentar: en 2014, las solicitudes de consulta recibidas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) relativas a tarifas y contratos en el mercado libre representaron más del 60% del total, contra el 37% del año anterior. Asimismo, la mayoría de las 2.000 reclamaciones presentadas ante el regulador tuvieron como objeto la facturación.
Pese a las dificultades en descifrar el recibo de la luz, durante el último trimestre de 2014 la CNMC contabilizó más de 800.000 solicitudes de cambio de compañía por parte de los hogares. ¿Cómo saber cuál es la empresa y oferta que más nos convienen? Francisco Valverde, presidente de la Asociación de Consumidores de Energía (ANAE), advierte que los comparadores pueden dar buenas pistas. Por otro lado, si no somos expertos en la lectura del recibo de la luz, aconseja que nos fijemos también en otros aspectos antes de tomar la decisión, como averiguar cuánta potencia necesitamos, qué opciones tenemos y cuáles son nuestros derechos.
1. ¿Puedo cambiarme a cualquier compañía?
La ley reconoce el derecho de todos los usuarios del suministro eléctrico a elegir cualquier compañía comercializadora y opción de contratación, tanto en el mercado regulado como en el libre.
2. ¿Cómo realizo el cambio y cuánto se tarda?
“El cambio es automático al comunicar a la nueva compañía nuestra voluntad de contratar sus servicios”, explica Julián Pio de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU). El Ministerio de Industria recuerda que el trámite tiene que realizarse en un plazo máximo de 21 días, y que el usuario tendrá derecho a recibir la liquidación de la cuenta dentro de los 42 días sucesivos a la fecha en la que se produzca el cambio. Pio asegura que las eléctricas “no están poniendo pegas” por el pasaje a otra empresa, pero aconseja tener cuidado con la documentación: de acuerdo con el Informe de Supervisión de los Cambios de Comercializador, publicado por la CNMC y relativo al cuarto trimestre de 2014, la razón principal de rechazo por parte de las eléctricas se debió por no coincidir los datos del CIF/NIE del usuario con los del registro del distribuidor.
3. ¿Me cobran por irme a otra compañía?

El lujo de pagar el recibo de la luz

Que la mitad de los consumidores diga no comprender la factura eléctrica es preocupante, pero que opine lo mismo el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es aterrador. Hace tres meses José María Marín Quemada afirmó “que no hay quien entienda” el recibo. Tampoco la nueva facturación, que empezó a funcionar el pasado 1 de julio, va a simplificar el jeroglífico eléctrico, ya que ahora los pequeños consumidores acogidos a la tarifa regulada empezarán a pagar según el coste que tiene el kilovatio, cada hora, en el mercado mayorista. Lo que todos los usuarios sí están obligados a distinguir, al margen de la comprensión, es el precio a abonar, que se ha disparado durante la última década.
Solo entre 2007 y 2014, el precio de la electricidad pagado por los hogares se incrementó un 60%, impuestos incluidos, hasta situar a España a un paso del podio, como el cuarto país más caro de la zona euro en 2014. Solo superado por Dinamarca, Alemania e Irlanda, de acuerdo con la oficina estadística Eurostat.
Este escenario se ha ido esbozando pese a la liberalización del mercado y las sucesivas reformas del sistema, que no han sido suficientes para mejorar la situación de los usuarios frente a un sector que lleva años siendo deficitario. Al revés, la crisis ha amplificado los efectos nocivos de este encarecimiento en la factura, hasta el punto de que hoy el 11,1% de los hogares españoles, casi el doble que en 2008, no puede permitirse mantener su vivienda a una temperatura adecuada, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
“Antes el precio lo fijaba el Estado anualmente. Era más barato pero generaba déficit”, recuerda Francisco Valverde, presidente de la Asociación de Consumidores de Energía (ANAE). Desde 2000 el sistema fue creando un agujero, pese a que los precios pagados por el consumidor crecieron. La deuda empezó a aumentar cuando el Gobierno de Aznar, en 2002, estableció que la factura de la luz no podía crecer por encima del IPC. En 2014, la cuantía acumulada arrojaba 30.000 millones de euros. Este importe, conocido como déficit de tarifa, se corresponde a la diferencia entre los costes reconocidos por el Gobierno y el precio pagado por los usuarios. Muchos expertos del sector, sin embargo, alegan que se desconoce si estos costes, reconocidos a las eléctricas para producir y distribuir a la electricidad, coinciden con lo que efectivamente gastan.
Pobreza energética.
Antes de que la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) publicara, en 2012, su primer estudio sobre la pobreza energética en España, casi nadie hablaba de ella. Hoy este concepto está penetrando en el vocabulario colectivo, al ser un mal que afecta a uno de cada 10 hogares, casi el triple que al inicio de la crisis.
El término fue acuñado en Reino Unido para definir la incapacidad de una familia de pagar los servicios suficientes de energía con el 10% sus ingresos. Después se relacionó con la imposibilidad de mantener la casa a una temperatura adecuada, entre 18 y 24 grados. Para ACA, es la combinación de ingresos bajos, altos precios de la energía y deficiencia en la eficiencia de las viviendas. “Hacen falta más mecanismos de defensa contra ella”, dice Miguel Gironés, “crear una tarifa adecuada contra la pobreza energética”.
En 2009, cuando se culminó la liberalización del sector iniciada en 1997, y el precio de la energía ya no lo determinaba el Gobierno cada año, sino que se fijaba a través de subastas trimestrales, las cosas no cambiaron: el déficit siguió creciendo, como el recibo. Lo único que disminuía era el consumo, azotado por la crisis. “El problema de la liberalización fue que no logró abaratar la factura para los hogares”, dice Antonio Pomares, técnico de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU). En 2011, dos años después de estrenar el nuevo modelo, el recibo tuvo un encarecimiento del 9,8%, el mayor desde 1983.
“Lo único que se liberalizó”, continúa Pomares, “fueron las comercializadoras”, es decir, el último eslabón del sistema. Para Miguel Gironés, trader del mercado eléctrico, el problema está en un “sistema mal diseñado”. “Lo que meten en el recibo no es energía, son decisiones políticas”, opina, al tiempo que tacha de “errores” una serie de decisiones gubernamentales que repercutieron en el sistema. Menciona al servicio de interrumpibilidad, una indemnización que, desde los 80, el Estado concede a los grandes industriales para que dejen de consumir cuando el sector eléctrico necesita más energía de la disponible –y que se ha seguido cobrando con la crisis aunque no se les haya cortado la electricidad– o los Costes de Transición a la Competencia (CTC), una amortización concedida a las eléctricas cuando se liberalizó el mercado, y que acabó cargando sobre los consumidores.
Discriminación horaria
Con el nuevo modelo de discriminación horaria para los clientes con tarifa regulada –ahora conocida como Precio Voluntario del Pequeño Consumidor–, que en 2014 suplantó a las subastas, el concepto de energía representa aproximadamente un 37% de la factura. “A eso hay que añadir los peajes, la transmisión, los impuestos por la moratoria nuclear, el IVA, el impuesto de electricidad, el contador… ¿Y el consumidor qué ve? Un caos”, lamenta Pomares.
Otra puerta que el Gobierno quiere cerrar al usuario es la del autoconsumo: el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha presentado un borrador de decreto que lo desincentiva al establecer un gravamen al uso de baterías para almacenar la energía de los consumidores conectados a la red. El anuncio se hizo justo después de que la estadounidense Tesla anunciara el lanzamiento de un nuevo modelo de batería, mucho más barato.
La CNMC tildó entonces al autoconsumo de “imprescindible”, ya que España se comprometió en 2007 a que las renovables conformaran el 20% del consumo total de energía para 2020. La UE, sin embargo, duda de que el país pueda cumplir con el objetivo, considerando que el Gobierno recortó las primas a las energías limpias en 2014. “El Estado lo hizo mal con la regulación solar de 2008, porque creó otra burbuja”, mantiene Francisco Valverde.
En esas condiciones, la desconfianza de los usuarios crece. Más del 90% de ellos cree que la liberalización solo ha beneficiado a las compañías eléctricas y solo el 5,6% de los usuarios considera que podrá beneficiarse del nuevo modelo de facturación, según una encuesta de la organización de consumidores CEACCU.

Cómo saber si tengo contratada la potencia eléctrica adecuada

Elegir correctamente no solo nos garantizará el precio más preciso, sino también nos evitará problemas.
La energía es algo imprescindible hoy día, y como tal hay que saber cómo poder hacer uso de ella sin que ello suponga un excesivo desembolso y un consumo desmesurado e ineficiente. La electricidad es un suministro básico en cualquier hogar y su coste no es precisamente barato. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el gasto medio de un hogar en electricidad es de 990 euros al año, por lo que conocer si es posible reducir esa cantidad será interesante no solo por fomentar el ahorro en el propio bolsillo, sino por realizar un consumo energético lo más eficiente y responsable posible.
Para conseguir estos dos objetivos, el del ahorro y el consumo responsable, es importante contratar la potencia eléctrica correcta, una potencia que cumpla con las necesidades de la vivienda, sin “pasarse” ni tampoco “quedarse corto”.
Primer paso: saber qué potencia tengo contratada.
Este primer paso es sencillo. Se trata de conocer qué potencia se tiene actualmente contratada a tenor de saber si es la adecuada o si necesitaremos más o menos. La potencia contratada es la potencia máxima que puede soportar una vivienda con todos sus aparatos encendidos de forma simultánea. Para conocer cuál es la potencia que se tiene, basta con mirar una de las facturas de la luz o bien echar un ojo al contrato que se estableció con la compañía. Se trata de un aspecto que debe aparecer de forma obligatoria en la factura de la luz.
Segundo paso: saber cuál es la potencia que necesito
Para llevar a cabo este segundo paso con éxito, hay que proceder a la suma de la potencia de todos los aparatos y electrodomésticos del hogar, tanto grandes como pequeños. Una vez sumadas las potencias, hay que multiplicar el resultado por el llamado “factor de simultaneidad”, que será de 0,2 cuando se prevea que la utilización de los aparatos sea poca o de 0,3 cuando se estime una alta utilización de aparatos y electrodomésticos. El resultado final de la multiplicación es una aproximación de la potencia que la vivienda requiere. En cualquier caso, la potencia necesaria no puede ser menor que la del aparato que necesite mayor potencia de la vivienda.
Además hay que atender al tipo de instalación eléctrica que tenga la vivienda, monofásica o trifásica. La instalación monofásica cuenta con una sola fase y una sola corriente alterna, de modo que se consume la energía con una fase cuyo voltaje varía de una misma forma. Con una instalación trifásica, son tres las corrientes existentes y la potencia será mayor y más constante –necesitará de una mayor potencia contratada-.
¿Hay una potencia para cada tipo de vivienda?
Resulta complicado enunciar unos valores estándar para cada tipo de hogar ya que cada vivienda es un mundo. Hay que tener en cuenta diferentes factores como por ejemplo los electrodomésticos que hay, así como las personas que viven en la casa y el tamaño de la misma. En definitiva, hay cada hogar tiene unas necesidades energéticas distintas y que hay que atender para contratar la potencia adecuada. Por ejemplo, para una vivienda de 80 metros cuadrados en la que todo es eléctrico y en la que viven dos o tres personas, es posible que con una potencia de 4,60kW sea suficiente.
¿Cómo me cambio de compañía?
Cambiar de compañía que suministre a nuestro hogar de la electricidad que necesita no resulta complicado. Tan solo hay que comunicar al nuevo comercializador eléctrico elegido nuestra intención de querer contratar con ellos el suministro. Después se procederá a la firma del contrato y será la nueva empresa contratada la que se encargue de todos y cada uno de los trámites que requiere el cambio. Hay que tener claro que el consumidor tiene total libertad y derecho para elegir cualquier comercializadora y la modalidad de contratación.
Con la liberalización del mercado eléctrico, el consumidor puede optar por un mayor número de comercializadoras y tarifas. Es importante valorar qué ventajas aportará la nueva compañía, qué condiciones en cuanto a la prestación del servicio tiene, las modalidades de pago, etc. Recordar que el cambio de compañía es totalmente gratuito, salvo que se haya adquirido algún tipo de compromiso de permanencia, en cuyo caso habrá que hacer frente a la penalización estipulada. Finalmente saber que si no se quiere cambiar de compañía pero sí de potencia contratada, esto supone un coste para el consumidor.

Claves para entender la nueva tarifa de la luz

Tales de Mileto, William Gilbert, Benjamin Franklin, Edison… todos ellos poco sabían cuando hicieron sus descubrimientos sobre la electricidad que muchos años después esta energía traería tantos quebraderos de cabeza. A lo largo de los últimos años los consumidores han experimentado subidas en el precio de la luz, lo que ha provocado que la llegada de la factura de la luz fuese un temido momento.
El sistema que se seguía para estipular el precio de la luz, estaba basado en una subasta que se celebraba de manera trimestral y en la que intervenían las compañías eléctricas y otros intermediarios. Todos ellos pujaban en esta subasta y se fijaba un precio para el componente energético de la factura. Este sistema derivó en un aumento exagerado del precio durante el primer trimestre del año, por lo que el Gobierno decidió intervenir con una reforma eléctrica con la que eliminar estas subastas y fijar el precio según la demanda de luz de cada momento.
¿Cómo se fija el precio ahora?
La nueva forma de fijar el precio está vigente desde el 1 de abril. El precio final de la luz es el resultado de dos componentes, el fijo y el variable. El componente fijo es el relativo a la potencia contratada, es decir a cada kilovatio que se haya establecido en el contrato. Por otro lado, el componente variable es el relativo al consumo de cada kilovatio. Ambos componentes cambian, ya que el término fijo ve aumentado su precio y el término variable será ahora más variable que nunca (valga la redundancia), ya que el precio se establecerá en función de la demanda de luz que haya en cada momento.
Ahora la luz tendrá un precio cada hora del día, lo que supone que a efectos prácticos se establecerán 24 tarifas distintas en un mismo día. Desde el Ministerio estiman que los consumidores pueden beneficiarse de un ahorro 4,3% en la factura, aprovechando los momentos en los que el consumo de la luz tiene un precio más bajo.
El precio de la luz se podrá conocer a través de diferentes fuentes, a través de la Red Eléctrica de España (REE), a través de la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Omie (gestora de las antiguas subastas) o bien a través de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Se podrá conocer con poca antelación, pero quizá sea la suficiente como para amoldar el consumo a los precios más bajos.
¿A quién le afecta esta reforma?
Esta nueva forma de fijar el precio de la electricidad afectará a todos aquellos hogares que disfrutasen de una tarifa regulada, la llamada TUR. A partir de ahora estos consumidores estarán bajo una tarifa llamada Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC) en la que el precio se estipula de la forma anteriormente explicada.
Las personas que estuviesen bajo la tarifa de del Bono Social, seguirán acogidas bajo esta tarifa, ahora llamada TUR (la tarifa regulada). En este caso, los consumidores con Bono Social tendrán un descuento del 25% sobre el precio final de cada hora.
Contador inteligente
La reforma eléctrica trae consigo la necesidad de disponer de un contador inteligente que sea capaz de mostrar el consumo y el precio de cada hora. No es hasta finales de 2018 cuando todas las casas deban tener un contador inteligente. Si eres de los que tienen un contador analógico, el precio de la luz será el resultado de una media diaria en vez del precio exacto de cada hora.
Nuevas tarifas
Los cambios traen consigo más cambios y esta reforma no iba a ser menos. Las compañías eléctricas han propuesto tarifas fijas anuales, de modo que según la potencia que se tenga contratada, establecen un precio cerrado anual. Con estas tarifas los sustos en la factura se eliminan por completo, ya que se sabrá cuánto se va a pagar de manera previa. Hay quien opina que estas tarifas que inicialmente se han planteado son demasiado caras, y que será cuestión de tiempo que las compañías ajusten sus propuestas.
Sea como fuere, las opiniones sobre esta nueva forma de fijar el precio de la luz son de lo más dispares, desde el Ministerio apuntan a que los usuarios que más consumo de luz hagan podrán beneficiarse de un significativo ahorro, pero asociaciones de consumidores como la OCU afirma que los más perjudicados son los que consumen poco ya que el término fijo se aumenta. En definitiva se trata de una forma de establecer el precio en la que pueden darse dos situaciones, que realmente se termine pagando un precio barato o bien todo lo contrario, que la factura sea realmente elevada.

La mitad de los españoles dice que la factura eléctrica “no se entiende”

Pese a que la casi totalidad de los españoles (92,4%) declare revisar su factura eléctrica, tres de cada cuatro ciudadanos aseguran dedicar menos de cinco minutos a su lectura. Esto es lo que revela un estudio realizado por el Instituto Sondea, especializado en investigación de mercados, y llevado a cabo durante el pasado mes de abril entre más de 2.000 consumidores.
Entra en vigor el nuevo sistema de cálculo del recibo de la luz
Según refleja el informe, la mitad de los usuarios de los servicios eléctricos afirma no “estar segura de conocer los distintos conceptos que aparecen en la factura”, además de creer que el recibo “no se entiende”. Sin embargo, casi dos de cada tres ciudadanos (64,49%) declaran que no incluirían información adicional en la factura, mientras algo más de un tercio está a favor de añadir más datos para facilitar la comprensión del recibo. En particular, reclaman un mayor desglose del gasto real y más detalles del consumo, más claridad y un histórico, comparativas de días y franjas de consumo.
Por otro lado, prácticamente la totalidad de los encuestados conoce cuál es la compañía con la que tiene contratada la electricidad y sabe cada cuánto tiempo le llega la factura eléctrica, además de asegurar conocer la potencia que tiene contratada en su hogar.

Dudas sobre la nueva tarifa eléctrica, y los horarios

El reloj marca las 20.15. A partir de este momento, los consumidores que estén acogidos a la tarifa eléctrica regulada, conocida ahora como Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), puden saber cuál será el precio que tendrá la energía, cada hora, a lo largo de la jornada siguiente. Red Eléctrica de España (REE), transportista y operador del sistema eléctrico nacional, es la encargada de publicar, todos los días, esta información en su página web. El objetivo: aprovechar los periodos en los que el kilovatio-hora (kWh) es más barato para ahorrar en la factura eléctrica.
La nueva facturación eléctrica empezó a funcionar el miércoles 1 de julio, aunque las compañías se hayan reservado un plazo de adaptación hasta el 1 de octubre para implantar el nuevo mecanismo. Con este sistema, que viene a sustituir las subastas que fijaban trimestralmente el precio de la energía, los consumidores podrán ajustar sus hábitos de consumo en base a la cotización diaria del precio de la energía en el mercado mayorista. Esto de acuerdo con la tarifa regulada que tengan contratada, que puede ser la general (2.0A), la discriminación horaria —nocturna o eficiencia de dos períodos— (2.0DHA), o el vehículo eléctrico (2.0DHS).
¿Cuáles son las horas más baratas?
Con la discriminación horaria, que tiene un periodo punta —más caro— y uno valle —más barato—, es más intuitivo saber cuándo el precio de la energía será más económico: el kWh es más barato por la noche y más caro por el día, con una leve oscilación en la hora de inicio y fin de los dos períodos según la estación del año. La tarifa general, por otro lado, tiene un precio más estable a lo largo de la jornada, pero la hora más conveniente puede que no sea la misma de un día a otro.
“La recomendación general es evitar consumos fuertes entre las 20.00 y las 23.00; por ejemplo, intentar no poner la lavadora o el lavavajillas en este lapso de tiempo”, explica Francisco Valverde, presidente de la Asociación de los Consumidores de Energía (ANAE): “De esta manera, la mayoría de las veces acertaremos”. Lo que sí suele ser constante es encontrarse con un precio más barato durante los fines de semana y los festivos. “La demanda, que se reduce en los días no laborables, es uno de los factores que influye en la determinación del precio de la energía”, explica Valverde.
¿Qué términos conforman la factura eléctrica?
El recibo de la luz está integrado por varios componentes, algunos fijos y otros variables. El nuevo sistema, que establece un precio diferente del kWh a lo largo del día, no irá a influir sobre la totalidad de la factura, ya que el eventual ahorro conseguido por el usuario solo se verá reflejado en el término de energía consumida, que representa entre un 35% y 45% del precio final. Los demás elementos del recibo —el término de potencia y los impuestos— están establecidos por el Gobierno y no se verá afectado por el nuevo cálculo.
También durante los primeros meses del año, entre enero y mayo, el precio del kWh suele ser más económico, ya que hay mayor disponibilidad de energías renovables, en particular hidroeléctrica y eólica, que son más baratas. De la misma manera, el periodo punta en la tarifa con discriminación horaria cambia según la temporada del año: en invierno será entre las 12.00 y las 22.00 horas y en verano entre las 13.00 y 23.00 horas. El color de fondo de la curva de precios PVPC ofrece una ayuda adicional, ya que se pintará de verde cuando el precio de la energía sea inferior o igual a los 10 céntimos de euro por kWh, de amarillo cuando el precio esté entre los 10 y los 15 céntimos y de naranja cuando sea mayor de 15.
De acuerdo con el Instituto para la Diversificación y el Desarrollo Energético (IDAE), entre los electrodomésticos que más gastan están el frigorífico, la televisión, la lavadora, la secadora, el lavavajillas y el horno. “Claramente, el frigorífico o el refrigerador no se pueden desconectar, pero sí se puede programar la lavadora o usar el horno en las horas más convenientes. Con la discriminación horaria, conseguiremos un ahorro de hasta un 45%: calculamos unos 200 ó 300 euros menos al año”, asegura Antonio Pomares, técnico de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU).
¿Y si no tengo un contador inteligente?
Las asociaciones de consumidores aconsejan que los usuarios contraten la discriminación horaria, ya que aseguran que, con esta tarifa, el ahorro será mayor que con la general. Por otro lado, recuerdan que todavía existe un obstáculo importante para que los hogares se puedan beneficiar al máximo del nuevo sistema: para que la facturación refleje el consumo real, hora por hora, no solo será necesario tener un contador inteligente, sino integrado en los sistemas de telemedida y telegestión de las compañías eléctricas. A finales del año pasado, las distribuidoras habían instalado 11,9 millones de nuevos contadores —el 43% del total—, de los que 10,19 millones estaban conectados a la red inteligente, según el último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Conforme a la regulación, está previsto que el proceso de sustitución termine en 2018.
Eso implica que, a los consumidores que tengan todavía un contador analógico o un aparato inteligente que no esté integrado en la red, se les aplicara un perfil de consumo, actualizado por REE cada semana, en base a la tarifa que tengan contratada. “De esta forma, es más difícil ahorrar porque, en principio, no puedes tener un beneficio por hora”, lamenta Fernando López, responsable de Asuntos Económicos de la organización de consumidores CEACCU. “Sin considerar que hay usuarios que ni siquiera tienen acceso a Internet”, remacha. Pomares, aunque aplauda el cambio, coincide con la queja: “Ya tenemos la brecha digital, ahora vamos a tener la brecha eléctrica”.

sábado, 18 de julio de 2015

Facua denuncia el cobro de tarifas ilegales en los contadores de luz

Facua-Consumidores en Acción ha emprendido acciones judiciales contra las eléctricas por aplicación ilegal de tarifas en el alquiler de los nuevos contadores de la luz. La organización de consumidores denuncia que aplican una tarifa que sólo puede cobrarse si tienen habilitada la telegestión, algo que todavía no ocurre en la mayoría de los nuevos equipos de medida instalados.
Asímismo, Facua acusa a la Administración -nacional y autonómica- de pasividad y de irresponsabilidad que les ha obligado a “judicializar una vez más un fraude masivo contra los consumidores”. El fraude, según la denuncia, supone 33 céntimos mensuales (27 más IVA) por cliente, “pero dado el volumen de afectados representa decenas de millones de euros cada año”.
“El Ministerio de Industria no ha tomado medidas contra las eléctricas, pese a que la propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le ha instado a hacerlo. Tampoco han actuado las autoridades de protección al consumidor de las diecisiete comunidades autónomas ni la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) del Ministerio de Sanidad. Y ello pese a las denuncias presentadas por la asociación”, afirma en un comunicado hecho público.
La primera demanda de Facua, contra Endesa Distribución.
Facua ha interpuesto la primera demanda contra Endesa Distribución. Del mismo modo, Facua ha habilitado un modelo para que los usuarios afectados presenten demandas contra sus distribuidoras eléctricas de forma gratuita, ya que este tipo de procedimientos no requiere de abogado ni procurador.
En noviembre de 2014, Facua realizó una serie de denuncias ante la  Administración contra las cinco principales distribuidoras eléctricas que operan en España: Iberdrola Distribución Eléctrica, Endesa Distribución, Unión Fenosa Distribución (Gas Natural Fenosa), Hidrocantábrico Distribución (EDP HC Energía) y E.On Distribución reclamando la devolución del dinero cobrado de más al aplicar “tarifas que la normativa limita a equipos de medida integrados en un sistema de telegestión y telemedida”.

Politicos y electricas

Uno de los problemas de nuestro sistema político que ha puesto de manifiesto los resultados de elecciones del 24M es el de la salida de los políticos amortizados de la escena pública. Es curiosa –desde el punto de vista del contribuyente– la necesidad que sienten los partidos políticos de garantizar una salida honrosa y sobre todo bien retribuida a los líderes que no han conseguido llegar a gobernar. Al parecer, permanecer como líder del partido en la oposición cuando se ha sido Presidente de la misma Comunidad Autónoma es algo casi indigno, por lo que urge una recolocación en algún sitio de relumbrón, donde a ser posible no se requiera demasiado esfuerzo.
El Senado es, obviamente, un lugar idóneo para dar cobijo a políticos amortizados, puesto que nadie sabe bien para qué sirve y por tanto difícilmente puede echarse de menos su actividad
El Senado es, obviamente, un lugar idóneo para dar cobijo a políticos amortizados, puesto que nadie sabe bien para qué sirve y por tanto difícilmente puede echarse de menos su actividad. Tampoco están mal pensados para acogerlos organismos del tipo los distintos Consejos consultivos autonómicos que han proliferado a imagen y semejanza del Consejo de Estado, básicamente por la misma razón. La ciudadanía no sabe muy bien que funciones tienen y por eso es relativamente fácil –o difícil- explicar las tareas que desempeñan los que se sientan allí, algunos desde hace lustros. Es paradigmático el caso de Jesús Leguina y otros ex Presidentes autonómicos en el Consejo Consultivo de la Comunidad Autónoma de Madrid, en riesgo de extinción tras el pacto de gobierno alcanzado por el PP y Ciudadanos que incluye su supresión. Lógicamente los afectados han puesto el grito en el cielo y los viejos partidos se han apresurado a explicar que es fundamental contar con la experiencia de los recolocados. Las explicaciones de en qué consisten exactamente los beneficios para los contribuyentes me temo que no las vamos a recibir.
Pero más allá de la lógica defensa de los “intereses corporativos” creo que la reflexión que conviene hacer es la de cómo queremos que sea la salida de nuestros políticos de la vida pública. Porque lo razonable es que alguna vez haya una salida, no que se encadenen cargos públicos inexorablemente hasta la edad de jubilación o incluso más allá. El ejemplo de Alfonso Guerra está ahí; un diputado que seguía siéndolo desde el primer Parlamento democrático hasta que decidió retirarse. Aunque lógicamente también hay que reflexionar sobre las vías de entrada en política y sobre el tiempo de permanencia. En España lo que ha ocurrido a lo largo de la democracia es que la política se ha profesionalizado hasta el extremo de permitir que muchas personas estén prácticamente toda su vida activa ocupando un cargo público sin haber trabajado jamás en ningún otro sitio.
En la actualidad se calcula que las empresas del IBEX cuentan con unos cuarenta cargos con un pasado político importante
Por tanto, no puede sorprendernos que al final de su carrera política carezcan de posibilidades reales de tener algún otro tipo de trabajo. No se trata solo de que nuestro mercado de trabajo sea rígido y disfuncional; aunque fuera el más abierto y competitivo del mundo, sería poco probable que quien lleva treinta o treinta y cinco años dedicado exclusivamente a la política pueda volver a desempeñar con garantías de éxito cualquier trabajo profesional, suponiendo que originariamente lo tuviera. La solución más fácil es o la puerta giratoria hacia alguna empresa regulada o/y dependiente del favor político o el aparcamiento en alguna institución cómoda y poco relevante. En la actualidad se calcula que las empresas del IBEX cuentan con unos cuarenta cargos con un pasado político importante. Entre ellos, a ex Presidentes del Gobierno. La nómina de políticos de las empresas eléctricas es impresionante.
Todo esto sin hablar de los privilegios con los que cuentan algunos, empezando por la mayoría de los ex Presidentes autonómicos, tal y como conté hace ya algún tiempo en el blog a propósito de los gastos del ex Presidente Ibarra y de otras menudencias, el famoso chocolate del loro. Desde entonces las cosas tampoco es que hayan cambiado mucho.
Convendría revisar los incentivos que permiten ahora mismo a los funcionarios (incluidos jueces y fiscales) pasar con desenvoltura de la Administración a la política y de la política a la Administración
El caso es que ninguna de esas dos “salidas” parece deseable desde el punto de vista del ciudadano, bien por el conflicto de intereses que subyace en la salida a través de las puertas giratorias hacia empresas muy dependientes del favor público o bien sencillamente por lo oneroso que resulta pagar a un político cuyas funciones se desconocen. Lo cierto es que para acabar con estas situaciones un tanto aberrantes me parece muy deseable empezar imponiendo una saludable limitación de mandatos. Afortunadamente los nuevos partidos parece que también lo consideran así. Otras medidas más a medio plazo deberían contemplar la apertura de los partidos a la sociedad, la exigencia de que los que acudan a la política tengan un empleo o profesión previas, el fomento de la democracia interna o los incentivos para que profesionales de prestigio y de talento puedan incorporarse a la vida política durante un tiempo determinado. De la misma forma, convendría revisar los incentivos que permiten ahora mismo a los funcionarios (incluidos jueces y fiscales) pasar con desenvoltura de la Administración a la política y de la política a la Administración y cuya consecuencia directa es el gran número de funcionarios que hay entre nuestros políticos y como consecuencia indirecta la politización de nuestras Administraciones en sus escalones superiores.
Todas estas medidas contribuirían, a mi juicio, a airear nuestra democracia y a evitar en último término la figura del “político vitalicio”, es decir del político que nunca se ha dedicado otra cosa porque ni sabe ni puede.

jueves, 16 de julio de 2015

La factura de la luz volverá a subir cuando pasen las elecciones

El decreto de la rebaja del recibo incluye ya una subida que entra en vigor a partir de enero de 2016.
El Gobierno baja la factura de la luz un 2,2% para las familias
El Gobierno anunció ayer una rebaja en la factura de la luz del 2,2% para las familias que entrará en vigor el 1 de agosto. Sin embargo, el Gobierno no explicó que parte de esa rebaja tiene fecha de caducidad y que la tarifa subirá desde el 1 de enero de 2016. Así figura en el decreto ley publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha manifestado su intención de agotar la legislatura, de modo que esa subida llegaría poco después de las elecciones generales.
La rebaja del IRPF y la del recibo de la luz fueron las dos medidas estrella del Consejo de Ministros de este viernes. La propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se encargó de presentar la rebaja de la electricidad, pues el ministro de Industria, José Manuel Soria, no compareció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El Gobierno baja la factura de la luz un 2,2% para las familias
¿A qué hora pongo la lavadora con la nueva tarifa de luz?
Rajoy aprovecha la mejora económica para lanzar guiños electorales
Lo que hace el Gobierno es reducir aproximadamente un 4% la parte regulada del recibo, lo que tiene un impacto que el Gobierno calculó en el 2,2% sobre la factura media de las familias. Sin embargo, el decreto ley publicado este sábado en el BOE muestra que la rebaja anunciada es temporal y que, tras un periodo de cinco meses que se solapa con el calendario electoral, la mayor parte se revertirá y el recibo de la luz volverá a subir.
En concreto, la partida afectada son los llamados pagos unitarios por capacidad. El Gobierno considera que la reforma eléctrica ha dejado margen para bajarlos ya desde principios de 2015, pero indica que, "por criterios de prudencia y hasta ver el comportamiento real de la demanda", hasta el momento se ha mantenido la cantidad que pagan los consumidores por este concepto y ahora hay "un exceso de recaudación en esta partida para el año 2015".
Ante esta situación, se rebajan esos pagos, pero la revisión se hace en términos anuales. Por ello, para realizar en los meses que quedan de este año una reducción equivalente a la rebaja anual, se aprueban unos pagos de capacidad más bajos durante los meses de agosto a diciembre. Eso es lo que se traduce en la rebaja del 2,2% de la factura que anunció Santamaría.
Lo que el Gobierno no dijo es que el propio decreto ley aprueba ya una subida que entra en vigor el 1 de enero de 2016. En términos netos, el efecto de la rebaja inicial y la subida posterior deja la reducción de la tarifa en menos de la mitad de lo anunciado por la vicepresidenta, aunque el Gobierno no ha facilitado cifras al respecto.
En la exposición de motivos, el Gobierno señala que "la medida debe adoptarse con la máxima antelación posible para evitar saltos bruscos en la repercusión que estos cambios de precios podrían suponer para los consumidores en caso de retrasarse su aprobación, lo que rompería la estabilidad de precios actual".
A la espera del autoconsumo
El decreto ley tampoco incluye ninguna rebaja de peajes ni de cargas para el autoconsumo de energía eléctrica. Lo que dice la norma es que "de forma excepcional y siempre que se garantice la seguridad y la sostenibilidad económica y financiera del sistema, con las condiciones que el Gobierno regule, se podrán establecer reducciones de peajes, cargos y costes para determinadas categorías de consumidores de baja tensión de la modalidad de suministro con autoconsumo", según figura en el BOE.
Es decir, el decreto deja las manos libres al Gobierno para aprobar esas rebajas de cargas, peajes y costes, pero Industria no ha concretado aún en que se traducirá eso. En todo caso, tanto la potencia máxima contratada de consumo como la instalada de generación no serán superiores a 10 kW.

Claves para entender la nueva tarifa de la luz

El precio de la electricidad pasa a ser distinto según la hora del día. Las asociaciones de consumidores denuncian el cambio
Tales de Mileto, William Gilbert, Benjamin Franklin, Edison… todos ellos poco sabían cuando hicieron sus descubrimientos sobre la electricidad que muchos años después esta energía traería tantos quebraderos de cabeza. A lo largo de los últimos años los consumidores han experimentado subidas en el precio de la luz, lo que ha provocado que la llegada de la factura de la luz fuese un temido momento.
El sistema que se seguía para estipular el precio de la luz, estaba basado en una subasta que se celebraba de manera trimestral y en la que intervenían las compañías eléctricas y otros intermediarios. Todos ellos pujaban en esta subasta y se fijaba un precio para el componente energético de la factura. Este sistema derivó en un aumento exagerado del precio durante el primer trimestre del año, por lo que el Gobierno decidió intervenir con una reforma eléctrica con la que eliminar estas subastas y fijar el precio según la demanda de luz de cada momento.
¿Cómo se fija el precio ahora?
La nueva forma de fijar el precio está vigente desde el 1 de abril. El precio final de la luz es el resultado de dos componentes, el fijo y el variable. El componente fijo es el relativo a la potencia contratada, es decir a cada kilovatio que se haya establecido en el contrato. Por otro lado, el componente variable es el relativo al consumo de cada kilovatio. Ambos componentes cambian, ya que el término fijo ve aumentado su precio y el término variable será ahora más variable que nunca (valga la redundancia), ya que el precio se establecerá en función de la demanda de luz que haya en cada momento.
Ahora la luz tendrá un precio cada hora del día, lo que supone que a efectos prácticos se establecerán 24 tarifas distintas en un mismo día. Desde el Ministerio estiman que los consumidores pueden beneficiarse de un ahorro 4,3% en la factura, aprovechando los momentos en los que el consumo de la luz tiene un precio más bajo.
El precio de la luz se podrá conocer a través de diferentes fuentes, a través de la Red Eléctrica de España (REE), a través de la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Omie (gestora de las antiguas subastas) o bien a través de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Se podrá conocer con poca antelación, pero quizá sea la suficiente como para amoldar el consumo a los precios más bajos.
¿A quién le afecta esta reforma?
Esta nueva forma de fijar el precio de la electricidad afectará a todos aquellos hogares que disfrutasen de una tarifa regulada, la llamada TUR. A partir de ahora estos consumidores estarán bajo una tarifa llamada Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC) en la que el precio se estipula de la forma anteriormente explicada.
Las personas que estuviesen bajo la tarifa de del Bono Social, seguirán acogidas bajo esta tarifa, ahora llamada TUR (la tarifa regulada). En este caso, los consumidores con Bono Social tendrán un descuento del 25% sobre el precio final de cada hora.
Contador inteligente.
La reforma eléctrica trae consigo la necesidad de disponer de un contador inteligente que sea capaz de mostrar el consumo y el precio de cada hora. No es hasta finales de 2018 cuando todas las casas deban tener un contador inteligente. Si eres de los que tienen un contador analógico, el precio de la luz será el resultado de una media diaria en vez del precio exacto de cada hora.
Nuevas tarifas.
Los cambios traen consigo más cambios y esta reforma no iba a ser menos. Las compañías eléctricas han propuesto tarifas fijas anuales, de modo que según la potencia que se tenga contratada, establecen un precio cerrado anual. Con estas tarifas los sustos en la factura se eliminan por completo, ya que se sabrá cuánto se va a pagar de manera previa. Hay quien opina que estas tarifas que inicialmente se han planteado son demasiado caras, y que será cuestión de tiempo que las compañías ajusten sus propuestas.
Sea como fuere, las opiniones sobre esta nueva forma de fijar el precio de la luz son de lo más dispares, desde el Ministerio apuntan a que los usuarios que más consumo de luz hagan podrán beneficiarse de un significativo ahorro, pero asociaciones de consumidores como la OCU afirma que los más perjudicados son los que consumen poco ya que el término fijo se aumenta. En definitiva se trata de una forma de establecer el precio en la que pueden darse dos situaciones, que realmente se termine pagando un precio barato o bien todo lo contrario, que la factura sea realmente elevada.

UCE pide a IU contundencia contra los "abusos" de las eléctricas

Izquierda Unida, la plataforma de pensionistas de Comisiones Obreras (CC OO) y la Unión de Consumidores de España en Asturias (UCE) se marcaron hoy como prioridad la lucha contra la pobreza, y en concreto contra la pobreza energética. Esta última organización reclamó medidas para "poner en su sitio a las industrias eléctricas".
La plataforma de pensionistas de Comisiones Obreras ( Cc oo) y la Unión de Consumidores de España en Asturias (UCE) se marcaron hoy como prioridad la lucha contra la pobreza, y en concreto contra la pobreza energética. Esta última organización reclamó medidas para "poner en su sitio a las industrias eléctricas". El coordinador general de IU, Manuel González Orviz, y el portavoz de la formación en la Junta General del Principado, Gaspar Llamazares, se han renido este jueves con el presidente de UCE Asturias, Dacio Alonso, y con representantes de la Plataforma de Pensionistas de Cc oo con el objetivo de abordar posibles alternativas a la pobreza en sus distintas facetas, desde la que afecta a la población infantil, como la energética o la habitacional. Gaspar Llamares destacó la necesidad de implicar a la administración tanto en la puesta en marcha de mecanismos de protección ciudadano para garantizar el suministroelectrico como para evitar fraudes y abusos de las empresas del sector, así como una decidida acción pública para evitar abusos en clausulas suelo en materia hipotecaria o en alternativas para evitar que una familia pueda verse, literalmente, en la calle, como consecuencia de un desahucio "Las administraciones tienen responsabilidad en la pobreza, pero también en el abuso en materia energética, en las cláusulas suelo y creemos que tiene que haber por parte de las Administraciones, en concreto, por parte del Principado, más información y más defensa de los consumidores", reclamó Llamazares, para quien es fundamental hacer que funcionen los consejos consultivos, como una de las plataformas para favorecer la participación ciudadana.
El presidente de UCE, Dacio Alonso, presentó un decálogo de acciones políticas para hacer frente a la pobreza energética que va desde el reconocimiento oficial de estas situaciones al establecimiento de planes contra la misma. En cualquier caso, el máximo responsable de la entidad destacó el alto grado de coincidencia con IU en lo referido a dar respuesta a las necesidades de una parte importante de la población. "Como Unión de Consumidores compartimos las prioridades que se están planteando por parte de IU", explicó Dacio Alonso. A su juicio, el Gobierno tiene que tomar medidas y poner frente a lo que denominó "abusos" de las eléctricas. Y es que, según los datos que baraja la UCE, miles de familias asturianas no pueden beneficiarse de la facturación "hora/hora" porque la principal suministradora (EDP-HC) les cambió al mercado libre con fórmulas en las que, de algún modo, se les hurtaba de forma premeditada información sobre las consecuencias de tal modificación en la regulación del contrato. "Hay que poner en su sitio a las compañías eléctricas que tienen patente de corso para hacer lo que quieren y en Asturias, en concreto, están abusando todos los días", afirmó Alonso para quien la pobreza energética se suma al "fraude energético". Carmina Garrido, de la plataforma de pensionistas de Cc oo, reivindicó acciones no solo para ayudar a familias excluidas sino a otras que, sin estar en situación de vulnerabilidad servera sí que cuentan con unos ingresos demasiado bajos para poder asumir los costes de la energía que garanticen una mínima confortabilidad.

Las eléctricas van a por tu contador

Puede pasarle a cualquiera: te llega una carta de tu eléctrica diciendo que les debes 1.500 euros porque tu contador ha sido manipulado. No les importa quién ha sido. Pagas tú. El número de casos se está multiplicando y el consumidor se encuentra absolutamente indefenso.
No queremos que tengas pesadillas, pero hoy nos toca contarte una historia de miedo.
Imagínate que un día abres el buzón y tienes una carta de tu eléctrica. En ella te dicen que tu distribuidora de luz ha comprobado que tu contador ha sido manipulado.
Después te piden dinero: la manipulación del contador se penaliza con la refacturación del último año como si hubieras estado utilizando el 100% de la potencia contratada en tu vivienda durante 6 horas al día.
A esto le suman una multa por fraude.
El susto llega con la cifra final: entre 800 y 2.000 euros, siendo lo más frecuente unos 1.500 euros.
Y si no pagas, ya sabes: te cortan la luz.
Esta pesadilla se extiende por toda España y cualquier día te puede pasar a ti.
Algo huele a podrido en tu contador
Es complicado enumerar las irregularidades de un abuso que están sufriendo cada vez más y más consumidores. Probemos:
1. El contador es propiedad de una eléctrica. Ellos son los que lo comprenden y lo leen cada 2 meses, ellos son los que lo instalan y lo reparan si se rompe. Pero resulta que tú eres el responsable de lo que le pase al contador y tú pagas si alguien lo truca.
2. El técnico llega para revisar los contadores, encuentra una irregularidad y rellena un acta. En ese acta deben figurar 3 firmas: la del técnico, la del cliente (la tuya) y la de un testigo. En nuestra Asesoría Jurídica estamos viendo casos en los que solo ha firmado el técnico.
3. ¿En qué se basan para acusarte de haber trucado el contador? ¿Dónde están las pruebas? ¿Cómo pueden saber que no lo ha trucado un vecino que te quiere poco o el anterior inquilino si es que estás de alquiler?
Si eres de los que piensan mal, tienes motivos para pensar aún peor.
Por un lado, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia ya ha abierto una investigación sobre el tema. Cuando el río suena...
Por otro lado, un decreto del Gobierno (ver artículo 40) promete pagar con dinero público a las eléctricas que demuestren que están reduciendo el fraude en sus contadores.

No des la factura a los comerciales de las eléctricas

Desesperación, avaricia, supervivencia…no sabemos el motivo exacto que impulsa a un comercial autónomo de una compañía eléctrica a llamar a la puerta de nuestra vivienda. Pero los comerciales llaman a tu puerta con sus trajes encorbatados o sus minifaldas de ligar uno tras otro, formulando todos, y  de forma exquisita,  la misma pregunta. “¿Puedo ver su última factura eléctrica?”.
¿Por qué los comerciales de las compañías eléctricas me piden la factura eléctrica?
Los datos de la factura eléctrica es lo que busca el comercial depredador, ya que con dichos datos puede realizar un cambio en la compañía eléctrica del abonado con o sin su permiso, a pesar, de que dicho cambio, sin permiso, sea ilegal. Se han dado casos de comerciales que directamente “roban” cartas de las facturas eléctricas en los buzones para poder realizar un cambio de nombre al abonado y llevarse de esa forma la comisión, de la que viven. Otros comerciales que fingen ser de una compañía que no son para conseguir dichos datos del cliente.
Tretas de los comerciales autónomos para conseguir tu factura eléctrica.
Frases que deben hacer saltar la alarma al ser pronunciadas en la puerta de tu casa por un encorbatado comercial.
Debemos realizar una comprobación a su factura eléctrica.
Si nos proporciona la factura realizamos en un momento los cambios y así no le vendrán más facturas con el consumo estimado.
Hay un 'error' en la factura y si le cambiamos la tarifa le haremos un descuento y pagará menos.
Tenemos unas nuevas tarifas con las que va a ahorrar mucho dinero...
Objetivo de dichos comerciales.
La comisión se la ganan por cada cliente que consiguen para la compañía eléctrica que les ha contratado como comerciales o que ha contratado sus servicios como comerciales autónomos. Intentan pillar a desprevenidos, confiados o a jubilados de buena fe que no tienen clara la misión de dichos comerciales. Enredar a los jubilados tiene especial "delito", ya que en algunos casos se trata de gente vulnerable o influenciable.
Precauciones básicas para evitar a los comerciales autónomos de las eléctricas.
Recuerde que cuando algo es bueno para usted nunca vienen a ofrecértelo a la puerta de su casa. Dé instrucciones a sus familiares, especialmente a los mayores de que no sigan las instrucciones de dichos comerciales sea cual sea el argumento y nunca les enseñe la factura eléctrica. A los comerciales pídales que se identifiquen ellos y que identifiquen la empresa por la que trabajan, que dejen por escrito su propuesta, oferta o incidencia y que si acaso.... ya llamaremos nosotros a la compañía de la que dicen ser representantes.

Bofetada de Ada Colau a las todopoderosas eléctricas: se acaba el ‘chollo’, empieza la guerra

Los nuevos partidos emergentes quieren acabar con la llamada pobreza energética, romper con la posición de dominio de las compañías eléctricas y fomentar el autoconsumo con fuentes renovables, es decir, reman en dirección contraria a la del Gobierno.
Barcelona en Comú, la fuerza ganadora en la alcaldía de Barcelona que dirige Ada Colau,  ha dado el primer paso al frente con este objetivo.  ¿Cómo? Creando una empresa eléctrica pública que en principio tendrá como objetivo “promover las energías renovables y la eficiencia fomentando la instalación de placas fotovoltaicas, entre otras medidas, y trabajando para que las instalaciones municipales generen la energía que consumen”.
Con ello, todos los contratos públicos de electricidad del ayuntamiento de Barcelona recaerán sobre esta empresa. Las eléctricas ya no podrán competir y perderán un buen cliente, cuenta el periódicodelaenergía.com. Ese será el primer golpe al estabilshment eléctrico.  Pero la batalla de verdad contra las compañías tradicionales vendrá cuando la empresa pública quiera entrar al mercado y dar electricidad a terceros.
De momento, el ayuntamiento ha presentado alegaciones contra el borrador de autoconsumo que quiere aprobar el Gobierno. Y lo más seguro es que haya recursos del ejecutivo de Rajoy contra la norma que apruebe la creación de la compañía eléctrica municipal.
Otra medida que encontrará oposición será la creación de la tasa contra las eléctricas por el uso del suelo y subsuelo de Barcelona. Una tasa con la que colau trata de acabar con la pobreza energética.
Previamente, la nueva alcaldesa de Barcelona y la de Madrid, Manuela Carmena, habían advertido a las eléctricas que una de las primeras medidas que tomarían sus consistorios sería la creación de un fondo para luchar contra la pobreza energética y evitar los cortes de suministro. Y ese fondo se nutriría de la citada tasa. La medida además puede ser imitida por otros consistorios,
Son por tanto, varios los frentes abiertos entre las nuevas fuerzas municipales y las empresas energéticas. Las tres grandes compañías españolas han mostrado ya su disposición a avanzar en fórmulas para evitar los cortes de luz a familias que no pueden pagar los recibos porque se encuentran en riesgo de exclusión social. Añaden también que el objetivo es discutir con los ayuntamientos estas medidas para que, sobre todo el próximo invierno no haya cortes.
Veremos en qué queda la batalla: si Colau crea una empresa que al final esté bilndada y por tanto caiga en la ineficiencia y sea un coste adicional para el consistorio o si se crea con sentido y dinamiza el sector o el Gobierno actual le pone finalmente la zancadilla. Lo que parece inevitable es el vuelco que se cierne sobre el sector eléctrico ante el imparable desarrolllo tecnológico en fuentes altenativas que favorecen el autoconsumo y el cambio del status quo.

Las 10 mentiras de las compañías eléctricas para ganar clientes

La nueva tarifa que entró en vigor el pasado día 1 de julio aún genera dudas entre los consumidores que pueden ser aprovechadas por las compañías eléctricas para captar nuevos clientes o vender una tarifa más cara.
La nueva tarifa para la energía eléctrica, que se ha puesto en funcionamiento este mes de julio, ha hecho que este sea uno de los temas de consumo más comentados entre los usuarios y en los propios medios de comunicación.
Junto a los recientes precios y la proposición de mejores condiciones, las compañías continuarán haciendo campaña entre los consumidores para conseguir nuevos clientes. Por este motivo, el equipo de expertos de la empresa Wiquot.com ha advertido sobre las 10 mentiras que los comerciales pueden utilizar para vendernos un nuevo contrato de electricidad cuando llaman a nuestra puerta:
1. "Su tarifa actual va a desaparecer. Tiene que firmar un contrato nuevo"
Es muy importante que tengamos en cuenta que solo ha cambiado la forma de calcular el precio de la energía eléctrica, por lo que no desaparecen las antiguas tarifas ni hay riesgo de corte del suministro, a no ser que no se esté al día de los recibos.
2. "Estamos revisando los contadores y el suyo funciona mal. Si firma estos documentos, lo podemos arreglar"
La compañía distribuidora de la electricidad en cada zona es la única responsable de poder realizar esta comprobación. Además, solo podrá hacerlo si lo solicita el consumidor. Si no lo hemos hecho, y encima es un comercial el que nos hace esta sugerencia, tendremos que estar bien atentos para no caer en el engaño.
3. "Somos de su compañía eléctrica. Hemos iniciado una campaña de descuentos para fidelizar a nuestros clientes"
Este no deja de ser otro pretexto para cambiarnos de contrato. Si fuese verdad que nuestra compañía eléctrica quiere aplicarnos un descuento, puede hacerlo directamente, porque es obvio que ningún consumidor protestará por una tarifa de luz más barata.
4. "¿Me permite ver su factura de la luz...? Le están cobrando mal. Si firma con nosotros le aplicaremos el precio correcto y, además, un descuento"
Esta es una de las técnicas más utilizadas. Los comerciales suelen mentir pidiendo una factura. Como la mayoría de los consumidores no sabemos interpretarla, suelen comentar que hay errores, aunque no los haya.
5. "Le ofrecemos un descuento del X% en su consumo de luz"
Estas supuestas "mejores condiciones" suelen ocultar que los nuevos precios que nos ofrecen son sobre los precios de esa compañía, no sobre los de la eléctrica con la que tenemos el contrato, por lo que pueden haber hinchado los precios antes y que el resultado sea una factura igual o más cara. Junto a esto, evitan hablar sobre el término fijo ni sobre los servicios añadidos, estos suelen ser más caros y al final el ahorro del que hablaban no existe.
6. "Próximamente vamos a cambiar los contadores viejos por los nuevos contadores inteligentes. Tiene que firmar aquí"
Es importante que el consumidor conozca que el cambio de contador es gratuito y que no conlleva ningún nuevo contrato, por lo que no hay obligación de firmar ningún documento.
7. "Con su tarifa actual no le están aplicando ningún descuento. Con la nuestra, sí"
La nueva tarifa regulada PVPC no tiene descuentos. Si con la oferta que nos proponen hay asociado algún descuento, debe quedar claramente establecido el precio sobre el que se aplicará y cuánto pagaremos finalmente porque un descuento no significa una tarifa de luz más barata.
8. "Cuando apliquen la tarifa de luz por horas no podrá saber el precio de antemano. Firme nuestro contrato para tener la seguridad de un precio fijo y, además, le aplicamos un descuento"
De nuevo, no hablan sobre qué precio se aplicará el descuento, con lo que el consumidor puede estar firmando un precio fijo, pero mucho más caro. Tampoco mencionan los servicios añadidos que nos incluirán en el contrato sin haberlos solicitado, por lo que la factura podría subir.
9. "Con nuestra oferta no le aplicamos la subida del IPC"
No hay ninguna relación entre el Índice de Precios al Consumo (IPC) y la tarifa eléctrica, esta se establece según una subasta que se realiza diariamente. En caso de que el comercial haga uso de esta técnica, tendremos un buen indicador de que nos quieren llevar a engaño aprovechando el desconocimiento de los consumidores, en general, sobre el sector.
10. "Nuestra oferta conjunta de luz y gas le permite un ahorro global"
Estas ofertas también llevan a engaño porque después de analizar las existentes en el mercado, lo que se ahorra en gas se paga más en luz o viceversa.
"En Wiquot.com velamos por el ahorro de las familias y nuestra misión es convertirnos en un facilitador del mismo. Por eso, hemos querido advertir sobre un tema que actualmente está en la mente de muchos hogares, con el objetivo de que sean conscientes de las técnicas comerciales más utilizadas. Todas ellas podrían perjudicarles a la hora de decidir con qué compañía contratar el servicio de luz, teniendo en cuenta que la propia complejidad de la factura hace que un buen porcentaje de los usuarios desconozca su interpretación o los ítems por los que se les cobra", ha resaltado David Navarro, CEO de Wiquot.com