miércoles, 21 de enero de 2015

Telecomunicaciones, banca y eléctricas, sectores con más denuncias en el 2014

Las telecomunicaciones, la banca y las eléctricas son los sectores más denunciadas por los consumidores andaluces en 2014, según un estudio realizado por FACUA, que ha lamentado que la Junta siga sin actuar con contundencia ni dar respuesta a sus denuncias ante los fraudes masivos.
Según FACUA, las compañías de telecomunicaciones siguen manteniendo en Andalucía su "histórica" primera posición con el 36,6 % de las denuncias, seguida de la banca y servicios financieros, con el 18,8 %, mientras que en tercera posición repiten las empresas energéticas, donde las irregularidades, fundamentalmente en el sector eléctrico, han supuesto el 10 % de las reclamaciones.
Durante 2014, FACUA ha tramitado en Andalucía un total de 24.647 consultas y reclamaciones en sus oficinas en las ocho provincias, por teléfono, a través de sus webs y el portal FACUA.org; 19.313 consultas de consumidores y 5.334 reclamaciones abiertas por sus departamentos jurídicos para defender a sus asociados.
Las telecomunicaciones siguen siendo las más denunciadas, como lo pone de manifiesto que el 36,6 % de las reclamaciones fueron contra las compañías que prestan servicios de telefonía, Internet y televisión, situándose una vez más a la cabeza de las denuncias, las irregularidades en telecomunicaciones móviles provocan casi el doble de reclamaciones que los servicios de telefonía fija e Internet.
Tras las telecomunicaciones, la banca y la energía el sector más denunciado por los andaluces en 2014 es de los seguros, con el 6 %, y a continuación las quejas relacionadas con la compra y reparación de electrodomésticos y equipos eléctricos, con el 4,1 %, informa en un comunicado.
Los principales motivos de las denuncias de los usuarios a las telecomunicaciones siguen siendo incumplimientos de ofertas comerciales, envíos de facturas después de que los usuarios hubieran solicitado la baja, amenazas con penalizaciones abusivas por anular contratos antes de finalizar los compromisos de permanencia, cobro de llamadas no realizadas y alta en servicios de mensajes no solicitados o publicitados de forma fraudulenta.
En la banca destacan las denuncias por comisiones cobradas irregularmente y la aplicación de cláusulas abusivas en contratos de préstamos al consumo o hipotecarios.
En el sector eléctrico se producen numerosas quejas por la falta de lectura de los contadores durante largos periodos, aplicando posteriormente facturas desproporcionada o crecimiento de reclamaciones por ofertas comerciales engañosas en las que los supuestos descuentos acaban hinchando el importe de los recibos, un fraude masivo ante el que ni el Gobierno central ni el autonómico están tomando medidas.
Las compañías aseguradoras son denunciadas fundamentalmente por la negativa a abonar las cantidades o cubrir los servicios establecidos en los contratos.
En cuanto a los problemas relacionados con la compra y reparación de electrodomésticos y equipos electrónicos, las quejas de los consumidores se basan en la negativa a asumir las garantías legales o grandes retrasos en la reparación de productos defectuosos.
En un comunicado, la federación ha criticado que durante esta legislatura, la autoridad autonómica de protección a los consumidores, dependiente de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, continúa ocultando a FACUA qué medidas lleva a cabo ante las denuncias que interpone ante fraudes, que muchas veces se producen de forma masiva.

Las eléctricas cobran 37 millones de más por los contadores inteligentes sin telegestión

Facua ha denunciado que las eléctricas facturarían «ilegalmente» a los consumidores unos 37,24 millones de euros anuales al aplicar una tarifa por el alquiler de los contadores digitales sin telegestión que la ley sólo permite si están integrados en un sistema de gestión telemática. En un comunicado, la asociación advierte de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha pedido que las eléctricas bajen un 33% la tarifa por el alquiler de los contadores digitales que no están conectados al sistema de telegestión.Facua ha presentado denuncias por este hecho contra las cinco principales distribuidoras (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EDP HC Energía y E.ON) ante la CNMC, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) y las autoridades de protección al consumidor de las 17 comunidades autónomas.Así, en un informe solicitado por la Secretaría de Estado de Energía y fechado el pasado mes de noviembre, el regulador plantea a las compañías eléctricas que facturen a los usuarios afectados lo mismo que a los que todavía cuentan con los antiguos, ya que «no se están beneficiando de las funcionalidades de los nuevos equipos de medida», añade Facua.De esta manera, la asociación de consumidores estima que el sector está cobrando a los usuarios por el alquiler de los nuevos contadores una cuota mensual de 0,9801 euros (0,81 euros más IVA), que según la normativa sólo pueden aplicarse si los equipos ofrecen unas prestaciones de las que en la actualidad carecen. Esta cuota, subraya, es un 50% más elevada que la establecida por las instalaciones que carezcan de dichas prestaciones, 0,6534 euros (0,54 euros más IVA).Considerando las estimaciones del Ministerio de Industria de que actualmente hay 9,5 millones de nuevos contadores instalados, el 35% del total, Facua advierte de que las eléctricas facturarían ilegalmente a los usuarios 37,24 millones de euros anuales, pagando anualmente cada usuario afectado 3,92 euros de más (0,3267 euros al mes) por el alquiler de contadores inteligentes «que no lo son en absoluto».Así, Facua señala que los millones de contadores que se han sustituido hasta la fecha no cumplen los requisitos obligatorios de integración en el sistema que deben permitir a los consumidores funcionalidades como la discriminación horaria, la lectura remota y la disponibilidad de información referente a su consumo.