martes, 21 de octubre de 2014

¿Alguien se fía de las eléctricas?

El 97,0% de los usuarios desconfía de lo que está haciendo el Gobierno en la regulación del sector eléctrico. Nada más que el 1,0% tiene confianza en la labor del Ejecutivo (el 2,0% no sabe/no contesta). Ésta es una de las conclusiones de una encuesta realizada por FACUA-Consumidores en Acción.
En el sondeo, realizado por FACUA entre el 2 de septiembre y el 16 de octubre, han participado 2.892 usuarios de toda España.
El 97,7% de los usuarios encuestados considera que la tarifa eléctrica es desproporcionada y no cree que exista justificación para ello. El 1,5% opina que el precio de la luz es alto pero entiende que debe ser así. Sólo el 0,8% valora que la tarifa es adecuada y el 0,1% dice que es barata.
El 94,7% de los usuarios afirma que las compañías eléctricas no le generan confianza. Sólo el 0,8% indica que confía en ellas y el 4,5% que algunas le ofrecen confianza y otras no.
Muchos problemas y mala atención al cliente
Nada menos que el 41,3% de los usuarios denuncia que ha tenido algún problema con su compañía eléctrica en el último año. De ellos, el 67,8% advierte de que no le solucionaron la irregularidad y el 32,2% indica que sí lo hicieron.
De los principales problemas sufridos por los usuarios, el 50,6% indica que estuvieron relacionados con la facturación, el 18,4% con cortes de suministro y el 8,3% con que su eléctrica no hizo lectura del contador durante más de seis meses.
La mayoría de los usuarios (56,7%) valora de forma negativa la calidad de la atención al cliente de su comercializadora eléctrica. Así, el 22,9% lo considera regular, el 16,7% malo y el 17,1% muy malo. El 22,9% lo valora como aceptable, el 8,9% lo ve bueno y el 3,9% muy bueno.
Sólo el 0,6% de los usuarios utiliza las redes sociales como vía para contactar con su compañía eléctrica cuando tiene algún problema. El 47,3% usa habitualmente el teléfono de atención al cliente, el 26,3% la web o el correo electrónico de la compañía y el 4,6% el correo postal.
Resulta alarmante que casi la cuarta parte de los encuestados desconozca qué tarifa tiene contratada (23,5%), máxime teniendo en cuenta el fraude masivo que está cometiéndose en el sector al dar de alta a los usuarios en ofertas del mercado libre tras anunciarles falsos descuentos o incluso sin su consentimiento.
Uno de cada tres usuarios (36,1%) indica que en los últimos tres meses han acudido a su domicilio uno (10,6%) o varios (25,5%) comerciales de comercializadoras eléctricas. En cuanto a las ofertas telefónicas, el 15,8% de los encuestados afirma haberlas recibido en el último trimestre.
La mayoría no entiende la factura
El 56,3% de los encuestados no comprende la factura de la luz. El 12,9% señala que no la entiende y el 43,4% que sólo algún aspecto básico. Por su parte, el 32,8% indica que la comprende lo suficiente y el 10,9% que lo hace completamente.
De los usuarios encuestados a los que su eléctrica ya les ha sustituido el viejo contador, el 60,9% denuncia que la empresa no le informó de que lo haría, en contra de lo establecido en la legislación del sector. En este sentido, el 78,7% del total de encuestados indica que no ha sido informado del tipo de contador que tiene instalado.
La mitad de los usuarios (49,1%) no ha comprobado en el último año si la potencia que tiene contratada es adecuada para su domicilio. El 30,3% señala que no sabe cómo hacerlo.
Baja el consumo
El 76,5% de los encuestados ha modificado su conducta de consumo eléctrico en el último año para ajustar los gastos. Asimismo, el 9,3% de los usuarios señala que ha dejado de pagar algún recibo en plazo por no poder hacer frente al mismo. El 17,6% indica que en algún momento ha necesitado ayuda externa para poder asumir el coste de la factura de la luz.
Por último, el 48,0% desconoce qué es el bono social eléctrico, lo que pone de manifiesto la deficiente información lanzada por el Gobierno y la falta de interés del sector por que los usuarios que tienen derecho accedan a él. Ante esto, señala FACUA, el Ejecutivo debe obligar a las compañías a desarrollar grandes campañas de información sobre el bono social.

Fraude en los contadores de luz

Fraude en los contadores de luz: los usuarios alertan de recargos en las facturas de hasta 3.000 euros
Miles de consumidores denuncian la remisión de cartas por parte de determinadas eléctricas en las que aluden a supuestas manipulaciones en los contadores para así proceder a una refacturación. Si no pagan el recibo, la compañía amenaza con cortar el suministro.
¿Manipulan los usuarios los contadores para no pagar por su consumo eléctrico real o por el contrario, son las compañías eléctricas las que mangonean para después facturar más? ¿O es quizá algún vecino, que dada su mala relación con otro, decide vengarse viciando el medidor?
Sea como fuere, lo cierto es que ya son miles los usuarios que están desbordando las asociaciones de consumidores denunciando desde principios de año que algunas comercializadoras eléctricas les informan por carta de supuestas manipulaciones en los contadores que tienen como penalización un recargo en ulteriores facturas de entre 800 y 3.000 euros y que si no pagan, tendrán como consecuencia el corte del suministro.
La Asociación General de Consumidores (ASGECO) denunció estos hechos en agosto a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que esta misma semana ha abierto un expediente informativo, sin carácter sancionador, para dar respuesta a los posibles fraudes en los contadores de la luz. "Unas malas prácticas que pueden ser objeto de irregularidades", señala el regulador en un comunicado.
Tal y como adelantaba esta semana el portal Energynews, "la irregularidad surge cuando el técnico de la compañía eléctrica detecta una posible manipulación del contador y no informa al usuario, sino que lo arregla y después se le obliga a pagar entre 800 y 3.000 euros, que tiene que abonarlo sí o sí, porque si no pagas, la compañía inicia un juicio monitorio, un proceso judicial de reclamación de deuda y te cortan la luz".
Los clientes, indefensos
De ahí que ASGECO haya denunciado que se esté forzando a que los clientes paguen esos recargos sin que se haya investigado si ha habido o no manipulación o sin que se haya producido una normalización de los contadores "en presencia de los consumidores o de técnicos del Ministerio de Industria". Y lo más importante, sin saber realmente quién ha podido ser el autor de dicha adulteración.
Los consumidores perciben "muchos problemas y mala atención al cliente" por parte de las eléctricas
"Lo cierto es que puede haber muchas interpretaciones. No es ninguna barbaridad que lo manipule un vecino como venganza. Si me llevo mal con alguien, bajo al cuarto de contadores y después llamo a la eléctrica para que hagan una inspección. Le van a facturar 2.000 euros y él no tiene nada que hacer", relata a 'Vozpópuli' Jorge Morales, ingeniero industrial y experto en el sector eléctrico español. Y añade: "De primeras el cliente tiene que pagar porque sino, se queda sin luz. Luego si quiere puede recurrir a la vía judicial".
"También puede haber sospechas de que es la propia eléctrica la que manipula para luego facturar más dinero", prosigue Morales, argumentando que "siempre ha habido muchos problemas por saber quién había realmente tocado el contador".
Sin embargo y al margen de quien haya adulterado el consumo, al final es el cliente el que paga los platos rotos ya que sobre él recae la vigilancia del contador. "La custodia del contador es del consumidor a pesar de que la mayoría de la gente no sabe ni dónde está, sobre todo en comunidades de vecinos, en las que además suele tener la llave el presidente y el portero", explica el ingeniero al tiempo que aprovecha para destacar que este tipo de fraude llega después de que en diciembre se aprobara un incentivo legislativo para controlar estafas. Se trata del Real Decreto 1048/2013, de 27 de diciembre, el mismo por el que "por primera vez en mucho tiempo a la compañía eléctrica se le daba una bonificación del 20% si pillaba este tipo de fraudes".
¿La solución?
"Tener el contador dentro de la vivienda dado que la obligación de custodiarlo es del usuario", expresa sin nigún tipo de duda Morales, quien critica que el cambio de los contadores antiguos por los inteligentes, que permiten el control remoto sin la necesidad de la visita de un técnico y el seguimiento en tiempo real, no se haya aprovechado para situar el contador dentro de la casa del cliente.
La CNMC ha abierto un expediente informativo dadas las numerosas reclamaciones recibidas
"No hay ninguna razón técnica que lo impida", zanja al respecto. Y todo en un momento en el que un 94% de los usuarios entrevistados por Facua afirma que las compañías eléctricas no le generan confianza y en el que el 41% denuncia haber tenido algún problema con su compañía en el último año.

miércoles, 8 de octubre de 2014

ME HAN ESTAFADO

sábado, 30 de marzo de 2013

La estafa de los contadores digitales y autoconsumo



Junio, 2012.- Cuando el autoconsumo eléctrico con energía fotovoltaica doméstica podría levantar el vuelo, los oligopolios se han blindado para tener bien atada cualquier opción. Esto lo están haciendo con métodos ilegales, -o almenos injustos-, de manera que el usuario no pueda comprobarlo fácilmente: castrando los contadores digitales para que sólo sumen energía, tanto si la consumen como si la detectan como producida. Estamos frente a un estafa a nivel nacional, con la connivencia de la Administración, que no garantiza los mínimos derechos del consumidor.
Un contador digital del consumo eléctrico es, por definición un aparato de medida que es capaz de contar en los dos sentidos: sumar y restar, además de otras operaciones de cálculo. Los contadores digitales pueden admitir el cómputo de la autoproducción de electricidad doméstica sin ningún tipo de problema técnico. Pero los contadores eléctricos digitales de España se han configurado para que nunca resten, de forma que la autoproducción de electricidad que pueda volcarse a la Red en una vivienda doméstica se suma a la consumida.
Por supuesto, para verificar si un contador digital suma únicamente todos los vatios que pasan por él, -sean en el sentido que sean-, hay que conseguir dejar a cero el consumo de la instalación y, a continuación, enchufarle en paralelo a la red una estación de producción. Esta operación no está al alcance de la mayoría de la ciudadanía. Pero, el auge de los kits de autoconsumo fotovoltaico está permitiendo comprobar esta realidad. En Fundación Tierra también lo hemos comprobado y, al igual que en el resto de los casos, hemos obtenido el mismo resultado: por defecto, todos los fabricantes de contadores digitales de electricidad los ponen en el mercado para que no puedan ser bidireccionales, ni tampoco reconozcan la opción de restar una electricidad generada. Se han configurado los contadores digitales para que, sea cual sea la dirección de la electricidad, -de consumo o de producción-, el contador siempre sume.

Contador digital al lado del contador analógico habitual. Por defecto, todos los fabricantes de contadores digitales los producen para que no puedan ser bidireccionales, ni resten energía generada.

Un blog explica como un técnico de Landi+Gyr (fabricante de contadores digitales de Endesa) ha admitido que su modelo, el ZCG110AT, puede ser configurado en fábrica o en instalación, para que separe el registro de kWh en importados y exportados, para que no se sumen a la cantidad total que la compañía eléctrica debe cobrar. Pero que esta opción no se configura. En realidad, la configuración por defecto es de: 
Modo suma de energía importada y energía exportada (Configuración Unidireccional)
Este es el modo por defecto y consiste en que toda la energía medida por el contador se acumula en el registro Total de energía, independientemente del sentido de la misma. Esto hace que aunque se conecte el contador a la inversa, el registro A seguirá totalizando toda la energía. A = |A+| + |A-|
Esta misma fuente admite que, si uno adquiere un contador propio (de propiedad) puede comprarlo con el registro bidireccional. Sin embargo, la compañía puede solicitar un certificado de metrología y esto, a parte de un buen pico de dinero, -normalmente se hace en laboratorios compinchados con los oligopolios energéticos-, pueden devolverlo a la configuración no bidireccional, aprovechando el vacío legal que existe sobre el tema.

Imagen de un modelo de contador digital. Éste mide a 1.000 impulsos el kWh.
En caso de disponer aún de algunos de estos contadores analógicos (con la rueda de consumo giratoria de toda la vida) no hay ningún problema en disponer de un sistema de autoproducción eléctrica en casa. En caso de verter esa electricidad a Red, el contador no registra las exportaciones, simplemente deja fluir esa electricidad hacia la calle. Es un regalo que se hace a la comunidad, -que la compañía eléctrica no produce-, pero es un kilowatio sucio menos en la red. O sea, que con un contador antiguo (analógico) no nos pagarán, ni cobraremos por proporcionar este regalo a la Red. A diferencia de un contador digital, en el contador analógico no se contabiliza de ninguna manera la autoproducción en el registro de kWh, ya que estos contadores incorporan un sistema antiretorno. Simplemente la rueda gira más lenta.
De conformidad con la Disposición Adicional Segunda del Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de pequeña potencia, éste no fija las condiciones administrativas, técnicas y económicas del consumo de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo. El desarrollo de las condiciones administrativas es algo que debía resolverse en unos 4 meses desde la fecha de su publicación, por lo que está claro que con esta demora están incumpliendo la legilación. De momento lo único que hay es un borrador.

La telemedición inoperante
Además de este despropósito con la contabilización de la autoproducción como consumo de electricidad, cada compañía eléctrica está colocando el contador digital bajo su propia marca. El caso del contador de Endesa/Enel (se dice que el fabricante es Sagem) trabaja a 4.000 pulsos, pero hay otros contadores digitales que se están instalando en España que trabajan a 1.500 pulsos, 1.200 pulsos, etc. Aunque el objetivo inicial de los contadores digitales era facilitar la telemedida, -o sea de medición sin necesidad de ir a lugar donde está instalado-, no todos los contadores digitales que se están instalando viene preparados para esta medida que será obligatoria en el 2014. Así, que en algunos casos la sustitución del antiguo contador analógico del usuario es una forma más de consumir recursos estúpidamente, aunque no se paguen. Por otro lado, y dado que la mayor parte de usuarios domésticos tienen el contador en régimen de alquiler, los oligopolios se ceban con su particular estafa gracias a la legislación actual.
 fuente http://www.terra.org/categorias/articulos/la-estafa-de-los-contadores-digitales-y-autoconsumo

-----------------------------------------------------------------------------------------------

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

En otros países si usan el contador  Bidireccional

Medidores Bidireccionales Energia solar CFE. Medidor digital de electricidad



                                                                
Solarngreen

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pero esto no termina esta el problema de salud o vigilancia, cada uno que tome la lectura que desee 
--------------------------------------------------------------------------------------------

LOS NUEVOS CONTADORES DE LA LUZ, UN ‘GRAN HERMANO’ EN CASA DE CADA CIUDADANO




JOSÉ LUIS VIDAL COY | 29 DE MARZO DE 2013





                                                   Instalacion_nuevos_contadores_luz
                        Un operario instala uno de los nuevos contadores de la luz. facua.org

Las compañías eléctricas están realizando un cambio de contadores individuales para los hogares españoles que son más caros y aumentan exponencialmente el nivel de radiaciones cancerígenas para la población española, un nivel ya de por sí peligroso gracias a la proliferación de antenas de telefonía móvil y a la popularización de las redes wi-fi. Además, la precisión de los datos que transmiten hacen temer la presencia de un Gran Hermano particular en cada casa.
La alarma ha saltado con informaciones de organizaciones ambientales que siguen el asunto desde que la empresas Endesa, Iberdrola y Unión Fenosa iniciaron la sustitución de los antiguos “contadores de la luz” por los nuevos aparatos telemétricos en diversas zonas españolas como Asturias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, y otras.
El cambio de medidores eléctricos supone que se instalarán cientos de miles de antenas y de emisores de radiaciones que convertirán España en el territorio estatal más contaminado electromagnéticamente del mundo, pues estas nuevas aunque minúsculas fuentes de radiación se vienen a sumar a las ya existentes.
Ese nivel record de contaminación se debe al crecimiento de las infraestructuras eléctricas de transporte, distribución y tranformación, por un lado; y, por otro, al crecimiento exponencial de las infraestructuras de telecomunicaciones para telefonía, wimax y wifi, y de las instalaciones asociadas como estaciones bases de telefonía móvil, radioenlaces, repetidores, microantentas, femtoceldas, etcétera, explica Pedro Belmonte, responsable estatal de contaminación electromágnética de Ecologistas en Acción.
Curiosamente no hay ningún estudio estatal sobre contaminación electromagnética ni sobre cómo ha ido evolucionando la exposición a campos electromagnéticos en entornos urbanos y rurales en el ámbito estatal”, añade Belmonte. Lo que no obsta para que la nueva normativa se aprobara y se aplique a machamartillo y las empresas distribuidoras ya se encarguen de publicitar sus supuestas bondanes, aunque aumente el descontrol sobre la facturación.

                                    nuevos_contadores_luz

                   Detalle de uno de los nuevos contadores de la luz. / facua.org

La ausencia de estudios evaluativos previos hace que las compañías eléctricas puedan aplicar la nueva normativa estatal para el cambio de contadores sin ninguna cortapisa. La orden ITC/3860/2007, publicada en el BOE del 29 de diciembre de 2007, estableció que todos los contadores eléctricos de potencia inferior a 15 Kw tienen que estar sustituidos en toda España antes del final de 2018 por equipos de telegestión medidora. Serán en total 13 millones de contadores los que se renovarán. Después vendrán los del gas y los del agua.
“Si ya la red de antenas de telefonía móvil es inadmisible, resulta que ahora va a aumentarse de forma brutal [la radiación electromagnética] justo cuando todos los organismos internacionales están recomendando sustituir las antenas de telefonía, los wifi y los wimax por fibra óptica. Kafkiano”, opina Miguel Jara, prestigioso especialista en investigación de temas de salud y ecología.
En Estados Unidos, a diferencia que en España, la sustitución de contadores está causando gran oposición. Aquí y según la orden mencionada, el 35% de los medidores deber ser nuevo para finales de 2014. Otro 35%, antes de que termine 2016; el 30% restante, al acabar 2018. Es decir, ya han empezado a ser instalados por Endesa e Iberdrola en algunas zonas (Asturias, Cataluña) y transmiten los datos a cada central receptora por medio de los cables de la red eléctrica convencional convertida en una línea digital de alta velocidad al usar frecuencias superiores a 50 herzios, que es la normal de la red eléctrica.
Al margen de que esas frecuencias de más de 50 herzios son consideradas directamente nocivas para la salud de las personas está la cuestión de los datos que se transmiten. La telemetría “inteligente” de esos contadores (smart meters, en inglés) proporciona datos que pueden ser considerados privados sobre la actividad que hay en cada vivienda: cuándo empieza, cuándo acaba, qué uso tiene la cocina o la televisión, el ordenador o cualquier otro aparato conectado a la red eléctrica o inalámbrica.
O sea, que la intimidad de cada hogar puede quedar fielmente retratada gracias a los nuevos medidores telemétricos de las compañías eléctricas. Tanto más cuando la sustitución se haga también con los de agua y gas. Un Gran Hermano orwelliano y telemétrico que arroja aún más sombras de duda sobre la implantación iniciada por la eléctricas de los contadores telemétricos que, además, son mucho más caros que los actuales analógicos.