martes, 25 de marzo de 2014

Mentiras y verdades de Iberdrola

Esta mañana he escuchado la nueva cuña publicitaria en radio de Iberdrola y se me ha revuelto el estómago. En ella se puede escuchar a una pensionista hablar de lo bien que le vienen los dividendos de la eléctrica para llegar a fin de mes. El mensaje es claro: Iberdrola, aunque su presidente Ignacio Sánchez Galán presuma de que la compañía “se siente más británica, mexicana o estadounidense” que española, somos todos. Así que menos quejarse del tarifazo de la luz, sí ese que ha subido más de un 300% en los últimos años con ayuda de los sucesivos Gobiernos, y a pagar, que si no, una abuelita no llega a fin de mes… Y habrá que cortarle la luz y que pase a engrosar las listas de 4 millones de ‘pobres energéticos’.
Sería curioso escuchar a esa misma anciana del anuncio opinar acerca de que sólo el 26% de Iberdrola está en manos de particulares. El resto pertenece a fondos y corporaciones. Únicamente un 27% de la eléctrica es español, aunque algunos como ACS tenga un 5,64% a través de sociedades con sede en Luxemburgo. Claro, los paraísos fiscales se atraen, porque Iberdrola también juega en esa liga, con sociedades en lugares tan inhóspitos como Delaware. Y es que ganar más después de pagar impuestos no debe ser una cosa sencilla, oiga.
El resto de la compañía, un 47% nada menos, ni siquiera es español: es propiedad de no sólo británicos, mexicanos o estadounidenses, como indica Sánchez Galán, también del petrodólar como es el caso de Qatar Investment Authority con más de un 9,5% de la compañía.
Sería interesante saber qué opina la ‘pensionista inversora’ a la que no estafaron con preferentes sobre que Iberdrola concentre el grueso de sus inversiones en el extranjero y no en España. De hecho, Reino Unido acapara el 41% de sus inversiones y no sorprende, porque allí por detener sus centrales o apagar sus turbinas eólicas pueden recibir indemnizaciones que superan hasta en 20 veces el coste de producir la energía. Un chollo, vaya.
¿Qué opinará la anciana de que Sánchez Galán ganara el año pasado 7,4 millones de euros? Y eso que su sueldo fijo de 2,25 millones de euros está congelado desde 2008… el resto son 3,14 millones de euros de variable, más 305.000 acciones (1,27 millones de euros), más 567.000 euros por ser consejero y, por si no tuviera para pagarse un plato de lentejas cuando viaja, 140.000 euros en dietas.
¿Qué pensará la pensionista cuando sepa que los 14 consejeros del Consejo de Administración ganaron el año pasado un 2,1% más que en 2012, rozando los 14,85 millones de euros?¿Sabrá esta señora que eso es 30 veces más que lo que ganan los consejeros de eléctricas en Japón o 5 veces más que los de Alemania? ¿Qué dirá cuando sepa que personajes como Ángel Acebes actúan como vocales externos ganando 317.000 euros? ¿Sabrá que en su primer año como vocal (desde abril de 2012), Acebes cobró ‘sólo’ 174.000 euros, a lo que habría que sumar otros 42.000 euros en concepto de una insólita “prima de asistencia”?
La nueva estafa de Iberdrola.

viernes, 21 de marzo de 2014

Elige a La Peor Empresa del Año

Las nominadas a La Peor Empresa del Año son Endesa, Iberdrola, Movistar, Vodafone y Bankia. Este sábado 15 de marzo, Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, se abre el plazo para las votaciones de los consumidores en la web FACUA.org/lapeorempresa.
FACUA-Consumidores en Acción organiza por quinto año estos premios, con tres categorías: La Peor Empresa, La Peor Práctica Empresarial y El Peor Anuncio de los últimos doce meses.
Por primera vez, las cinco nominadas La Peor Empresa a la Peor Empresa del Año son las mismas que en la convocatoria anterior. Movistar, la más votada por los consumidores en las tres primeras ediciones, se enfrenta a Bankia, que obtuvo el premio el año pasado, Vodafone, presente en todas las ediciones, Endesa e Iberdrola, por segunda vez entre las cinco candidatas a La Peor Empresa del Año.
En la categoría de La Peor Práctica Empresarial del Año han sido nominadas las altas fraudulentas en luz y gas, las comisiones bancarias por descubiertos, el spam telefónico, los teléfonos 902 para la atención al cliente y las multas por retrasarse en pagar recibos de telecomunicaciones.
Los cinco nominados a El Peor Anuncio del Año son la campaña "dar cuerda" de Bankia, la del "móvil gratis" de Ono, las falsas "tarifas planas" de Gas Natural Fenosa, la de Movistar Fusión 4G protagonizada por niños y el sorteo de un falso "100 años de luz gratis" de Endesa.
Desde el 13 de enero, los consumidores han podido plantear sus propuestas de nominaciones a través de la citada web. En la categoría principal, La Peor Empresa del Año, han sugerido decenas de firmas por haber desarrollado las actuaciones más irresponsables, abusivas o fraudulentas para enriquecerse a costa de vulnerar los derechos de los consumidores.
Hay cinco nominados por cada categoría, seleccionados por FACUA tras analizar tanto propuestas planteadas por los consumidores como las consultas y reclamaciones tramitadas por la asociación durante el último año.
Endesa. Las grandes compañías energéticas ya se han posicionado como el tercer sector más denunciado por los usuarios en FACUA, con Endesa a la cabeza. Sus irregularidades crecen y sus ofertas engañosas se suman al cada vez peor trato a los usuarios, al tiempo que fomenta que el Gobierno siga aplicando sistemas tarifarios que sólo propician un encarecimiento injustificado en la factura de la luz.
Iberdrola. Además de ofertar descuentos que en realidad encarecen las facturas, su servicio de (des)atención al cliente es ya una copia de los de las principales compañías de telecos. Las elevadas tarifas eléctricas que pagamos los usuarios son el resultado de políticas gubernamentales en buena parte teledirigidas por éste y el resto de gigantes del sector.
Movistar. La nueva política de atención al cliente anunciada por la principal compañía de telecomunicaciones ha resultado ser idéntica a muchos programas electorales: puro humo. Puede que todavía no se haya dado cuenta de que si sigue maltratando y engañando a los usuarios, difícilmente va a parar su fuga masiva a otras compañías.
Vodafone. Sigue siendo la empresa más denunciada por los consumidores en FACUA y el operador de telecomunicaciones móviles peor valorado por sus clientes. Pero parece que le da igual. Quizás sus elevadas tarifas le compensen el elevado número de clientes que huyen a la competencia.
Bankia. Es uno de los símbolos de la crisis que ha hundido la economía española. Las decenas de miles de millones de euros que hemos tenido que prestarle a la fuerza no han provocado que como contrapartida deje al menos de cometer abusos. Y ahora que sus acciones empiezan a revalorizarse, el Gobierno la vende al sector privado.

Iberdrola, la jugada perfecta

Iberdrola, la jugada perfecta. ¿Por qué el líder de eólica en España pretende eliminar las primas a las renovables?
La Asociación Eólica Española parece que está en pie de guerra contra el Gobierno por la Reforma Energética, pero sin embargo ha procedido a una retirada paulatina de las diferentes plataformas que se muestran contrarias a dicha reforma. Ha desaparecido de las plataformas de autoconsumo, se ha alejado de compañeros de viaje relacionados con la energía solar fotovoltaica, y ha emprendido una lucha por su cuenta y riesgo... ¿Por qué? Por el gran peso que tienen en dicha asociación las eléctricas, con Iberdrola Renovables a la cabeza.
Iberdrola aboga por un marco regulatorio que le permita aumentar sus beneficios, y el actual no lo consigue. Con una energía eólica primada que entra con preferencia en la red a un coste 0, el precio del pool eléctrico cae, y más en una época de caída de la demanda, con en la recesión actual. Sin embargo, si analizamos la actuación de Iberdrola, queda muy claro qué es lo que pretende.
En el mercado actual de primas, las fuentes no gestionables de energía como la nuclear (sí, he dicho bien, no estoy loco, la nuclear NO es gestionable, o está al 100% o está parada, y si para, necesita mucho tiempo para arrancar), las fuentes comprometidas como la hidráulica o el carbón, y sobre todo, las fuentes renovables, entran a un coste 0 en el sistema. Las primeras porque necesitan sí o sí conectarse al sistema, juegan con esa desventaja. Las segundas porque tienen que entrar obligadas, y las terceras porque entran por ley.
Y la mayor parte del mercado eléctrico se encuentra cubierto por todas estas fuentes, sobre todo los meses de más viento y para cuando entran otras fuentes, como el gas, que es el que sube el precio del pool, la demanda ya está cubierta. Y se produce una paradoja. Aunque la energía está baratísima en generación, debido a las primas comprometidas, al coste de distribución y transporte, a la deuda consignada como déficit de tarifa y a los impuestos, el precio de la energía sube, debido a la caída de la demanda. O sea, hay unos costes fijos a repartir y menos KW contratados y KW·h consumidos entre los que repartirlos, por lo que tocan a más.
Pero, ¿Qué pasaría en un mundo sin primas? Pues que la fotovoltaica y una parte importante de la eólica desaparecerían, y el resto de la eólica entrarían a cotizar al pool. Ya no entrarían a coste 0, sino que las eléctricas como Iberdrola a través de su filiar tendrían una nueva herramienta para controlar el precio del pool, que simplemente manteniéndolo por encima del precio primado haría que ganaran exactamente lo mismo que con primas en la parte eólica, y aún manteniéndolo por debajo del precio primado, conseguirían en su conjunto aumentar los beneficios del conjunto del pool, de cuyas centrales de producción son en su mayoría propietarios.
¿Y ese odio cerval a la fotovoltaica? Sencillo. La solar le roba 5 GW de potencia en horas punta, sobre todo en los meses de menos viento, en los que los ciclos combinados marcan el precio del pool. No es necesario extenderse más.
Iberdrola está modelando un nuevo sistema energético a través de unos subnormales que no se enteran de la jugada, o que se enteran demasiado. Mientras Iberdrola esté al frente del sistema eléctrico, no habrá primas a las renovables, no habrá autoconsumo, habrá peajes de respaldo, de acceso y de enganche y el mercado autodenominado libre les enriquecerá, mientras que por el contrario el Estado Español será quien se vea obligado a indemnizar a todos los muertos que la eléctrica va arrasando a su paso.
Así sí se entiende la postura mojigata de la Asociación Eólica Española en referencia a la reforma eléctrica, donde se muestra un sector en pie de guerra, los fabricantes y promotores independientes, pero con los promotores ligados a las eléctricas respirando tranquilos.
Fuente: http://domingoplumaroja.blogspot.com.es
Publicado por Domingo Plumaroja

lunes, 10 de marzo de 2014

La factura de la luz podría incluir un nuevo pago mensual: la cuota de conexión a la red

El Ministerio de Industria está preocupado. Ha advertido que en los últimos meses se ha producido una reducción significativa en la recaudación de los peajes de acceso, que no se corresponde con la caída de la demanda producida en las mismas fechas. A falta de conocer más datos, lo que sí tiene claro es que adoptará las medidas que resulten necesarias para equilibrar esta situación.
Si todos los usuarios de electricidad hiciéramos uso, en un momento dado, de toda la potencia contratada, el sistema eléctrico colapsaría, a semejanza del colapso que se produciría en el sistema financiero si todos los que tenemos el dinero en los bancos, acudiéramos el mismo día a recogerlo. Una situación impensable porque estaríamos hablando de 27 millones de personas puestas de acuerdo a la hora de realizar esta acción.
Hace unos días, el director general de Política Energética y Minas, Jaime Suárez, mostraba su preocupación por “haber advertido en los últimos meses una reducción significativa en la recaudación de los peajes de acceso, que no se corresponde con la caída de la demanda producida en las mismas fechas”, según publicaba Cinco Días.
Sin embargo, iniciativas como la de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), de compra colectiva, Quieropagarmenosluz.org, o la de la Plataforma Bajatelapotencia.org liderada por Greenpeace, han provocado que más de medio millón de hogares solicitaran el cambio y la reducción de su potencia contratada en el recibo de la luz, un porcentaje que aunque es bajo, puede llegar a explicar esta situación. “No me extrañaría nada que realmente hubiera una bajada significativa por parte de los consumidores y que en los próximos meses se acentuara”, opina Jorge Morales, experto en energía.
Es, indudablemente, un efecto directo de las consecutivas subidas de la factura de la luz de los últimos meses. Sólo hay que recordar que en agosto de 2013 se subió la parte fija de la factura un 16%, y en febrero volvió a subir no sólo un 9,8%, sino su peso en la factura, que se situó en el 68,8% respecto a la parte de consumo.
Por su parte, las grandes compañías eléctricas que integran UNESA (Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, E.On y EDP) junto con asociaciones de comercializadoras pequeñas, como Cide y ASEME, y empresas como Gesternova, aseguran que esas bajadas de potencia no son significativas. Algo en lo que no está de acuerdo Jorge Morales quien dice que “mi temor es que los primeros interesados en que no se difunda esta situación son las propias compañías eléctricas”. De hecho, expertos del sector aseguran que si se extiende masivamente la idea de que se puede ahorrar en la factura de la luz sólo bajando la potencia contratada, se crearía un agujero en las arcas del Estado que ampliaría aún más el déficit de tarifa.
El Gobierno, mientras tanto, está pensando la posibilidad de tomar medidas para volver a los niveles de recaudación de meses anteriores. Para José María González Vélez, presidente de Gesternova, “el Ministerio no debería tomar ninguna medida en este sentido, yo soy muy dueño de tener la potencia que estime adecuado. Es de un intervencionismo inadmisible, será legal pero no legítimo, además de que no me creo que ésa sea la razón de la bajada de la recaudación. Están lanzando un mensaje erróneo”.
Algunos expertos opinan que esa bajada en la recaudación podría ser debida a “juegos raros” de las eléctricas que en el pasado diciembre se sintieron contrariadas al ser obligadas a pagar 3.600 millones de déficit de tarifa que se iban a engrosar en los Presupuestos Generales del Estado y que provocaron, por ello, la exorbitada subida de los precios en el pool. Como consecuencia, clientes que su factura de la luz está indexada al mercado se vieron imposibilitados de pagar esas subidas y las eléctricas llegaron a un acuerdo con ellos para que no pagaran y por tanto esos ingresos no fueron declarados.
En cualquier caso, en septiembre pasado, la ya extinta CNE publicó el Informe 19/2013 sobre la Propuesta de Real Decreto por el que se establece la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo en el que proponía más medidas recaudatorias ya que “el elevado peso de los costes regulatorios es una característica del sistema eléctrico español y es esencial su financiación suficiente a partir de cargos, peajes y otros mecanismos de financiación, para que sea sostenible.”
Por eso, hay quien asegura que desde el Ministerio de Industria se está pensando la posibilidad de añadir una cuota de conexión mensual independientemente de la potencia contratada. Sería, por tanto, una factura trinómica, es decir, una parte fija, una parte “liberalizada” y una cuota de conexión, que evitaría un mayor aumento del déficit de tarifa, el principal problema de nuestro sistema eléctrico. Pero por el momento, habrá que esperar.
Por Laura Ojea

Iberdrola gana más después de pagar impuestos


José Luis Velasco y Gabriel Porquet
Observatorio Crítico de la Energía
Ha leído usted bien, querido lector.
En aparente contradicción con las amargas quejas de Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, con respecto a la fiscalidad española, los beneficios de Iberdrola en España después de impuestos fueron este año mayores que antes de ellos. Este hecho, que puede comprobar fácilmente en la web de Iberdrola, quizás desafíe todas sus nociones sobre cómo funciona la contabilidad de una empresa. Usted quizás piense que simplemente debe restar a las ventas los diversos costes (y amortizaciones y depreciaciones), y que eso son los beneficios antes de impuestos. Luego quita los impuestos y, naturalmente, le quedan los beneficios después de impuestos (también llamados beneficios netos), que normalmente serán menores. Incluso deberían ser mucho menores, si hace usted caso a declaraciones como las del presidente de UNESA, la patronal de las grande eléctricas, que afirmaba hace meses que los impuestos dejarían “a cero” el beneficio de las eléctricas. Eso no ha ocurrido: Iberdrola por ejemplo es de las pocas empresas que pueden presumir de haber ganado dinero todos los años a lo largo de la peor crisis económica desde la Gran Depresión.
Uno de los motivos por los que esto no ha ocurrido está muy bien explicado en este post. Muy brevemente, las grandes eléctricas toman los nuevos impuestos como costes adicionales de funcionamiento y suben consecuentemente sus precios de venta, de modo que trasladan los impuestos al consumidor final. Que los consideren costes es razonable: al fin y al cabo, un impuesto al consumo de combustibles fósiles internaliza efectos (por ejemplo la emisión de gases de efecto invernadero) que de otra forma no serían tenidos en cuenta por el mercado. Más discutible es que los trasladen casi íntegramente al precio final, de modo que sus ingresos suben tanto como sus gastos y  no hay ninguna merma a sus beneficios. Antes al contrario, este impuesto lo pagamos principalmente los consumidores y algunos productores renovables. Es sorprendente entonces que el presidente de Iberdrola dijera que su negocio está “lastrado por los mayores tributos en España” .
Pero esto no es toda la historia. La diferencia entre beneficios antes y después de impuestos es básicamente el impuesto de sociedades. Por tanto lo expuesto en el anterior párrafo sigue sin explicar por qué, tras pagar el impuesto de sociedades, Iberdrola acaba teniendo más beneficios en España que antes.  Tampoco se entiende entonces por qué los beneficios totales (incluyendo los negocios internacionales) se mantienen similares a los de 2012.  Además ¿no decía Galán que en España “pierde dinero” y que son “más británicos, americanos y mexicanos que españoles”?
Resulta que no: Iberdrola tuvo en 2013 una pérdida de valor de más de 1.600 millones de su negocio de gas en EE.UU. Por lo tanto, antes de “hacer cuentas” con el fisco español sus números globales eran mucho peores. ¿Cómo es posible entonces que pueda conseguir igualar sus resultados del año anterior? Muy sencillo, el Gobierno aprobó a finales de 2012 una ley que, entre otras cosas, posibilita una actualización de balances de forma ventajosa.

viernes, 7 de marzo de 2014

Las eléctricas reciben miles de peticiones para dar de baja la luz en residencias de verano

Iberdrola, Endesa y Gas Natural confirman que hay un “aluvión” de solicitudes para ahorrar por la potencia contratada en las viviendas vacías y sin un consumo regular
Oleada de peticiones a las eléctricas con el objetivo de dar de baja la luz en segundas residencias y lugares de vacaciones para ahorrar en el recibo. Los clientes dan de alta el suministro solo en los meses que van a utilizar la vivienda porque la potencia contratada les dispara la factura, aunque no consuman y la casa esté vacía la mayor parte del año.
Sube el recibo de la luz.
Tal y cómo se contó en este confidencial a principios de año, coincidiendo con la fuerte subida de la luz a comienzos de enero, las principales eléctricas españolas estaban recibiendo peticiones masivas en los últimos meses para modificar los contratos.
La razón: la mayoría de los clientes tienen más potencia instalada en sus hogares y empresas de la que realmente necesitan y eso les penaliza en la factura eléctrica, especialmente con las últimas subidas del precio de la luz.
Oficinas desbordadas de quejas de clientes
Tal y cómo ha constatado El Confidencial Digital, este escenario ha provocado que en las oficinas de las compañías eléctricas no den abasto para atender a ciudadanos que piden aclaraciones del aumento del recibo eléctrico, especialmente por el aumento del coste de la potencia contratada.
Los usuarios tampoco entienden que tengan que asumir en su factura el déficit arrastrado de las tarifas eléctricas. Y así se lo transmiten a las grandes compañías en las quejas que les están haciendo llegar.
Dar de baja la luz en residencias de verano
Pero no solo eso. Ahora, según ha sabido ECD, otra de las soluciones de los consumidores para ahorrar en los recibos es la de solicitar a las eléctricas dar de baja el suministro en segundas residencias o apartamentos de vacaciones.
De esta manera, solo se dan de alta en los meses que van a utilizar estas viviendas, que suelen coincidir con los de primavera y verano, porque la potencia contrata les dispara las facturas aunque la casa esté vacía y no haya consumo en casi todo el año.
ECD se ha puesto en contacto con las principales eléctricas del país para recabar más detalles sobre este asunto. Admiten que si se están produciendo numerosas bajas en este sentido, pero se acogen a que no pueden facilitar datos porque éstos afectan a clientes.
No hay ahorro reduciendo el consumo
Esta situación se produce, explican en el sector, porque desde el incremento del precio de la luz que entró en vigor en agosto pasado, los usuarios no puedan esquivar la subida reduciendo el consumo.
Las nuevas tarifas bajan el precio de la energía utilizada, pero aumentan la parte fija, que por tanto no depende de la electricidad que gasta el usuario, sino de la potencia contratada en su vivienda.
fuente:http://www.elconfidencialdigital.com/

La nueva estafa eléctrica

El ingeniero Antonio Moreno, que en su página www.estafaluz.com viene denunciando desde hace años las estafas que cometen las empresas eléctricas españolas, ha vuelto a poner de manifiesto que la nueva tarifa que acaba de aprobadar el gobierno de Mariano Rajoy representa un verdadero atraco a los consumidores. Como se puede leer con más detalle en dicha página (http://bit.ly/1fnGTKa) eso es así por varias razones:
- En primer lugar, porque con esa tarifa se obliga al usuario a consumir electricidad ignorando el precio que va a pagar en cada momento por ella, salvo que tome medidas que, por su complejidad y frecuencia, son de muy difícil adopción.  Así, para que el usuario supiera el precio del kWh en el momento del consumo, tendría que acceder cada día a la web del OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Electricidad) y tomar nota de los 24 precios horarios. Y, a partir de esa información, modificar cada día sus hábitos de consumo, para adaptarlos según más le conviniese, a los diferentes precios.
La nueva tarifa afecta muy especialmente a los millones de usuarios que tienen contratada una tarifa con discriminación horaria, ya que no tiene en cuenta períodos punta, valle o llano, eliminando con ello cualquier posibilidad de programación del consumo en función de los citados períodos. Algo que es muy importante para su bolsillo pues el precio del kWh sufre variaciones lo largo del día que pueden llegar a ser brutales. Tal y como demuestra con un ejemplo real Antonio Moreno, entre el precio más caro y el más barato puede haber una relación de 180 a 1.
- En segundo lugar, porque los 19 millones de contadores electromecánicos que actualmente hay instalados están incapacitados para registrar el consumo horario, lo que impide que ni la compañía eléctrica ni el usuario puedan comprobar cuántos kWh han sido consumidos cada hora. Los consumidores estás así completamente indefensos pues la compañía eléctrica podría pasar los kWh consumidos en una hora de bajo precio a otra de precio alto sin que pudieran hacer hacer nada para evitarlo.
- Los 7 millones de contadores telegestionables instalados tampoco registran el consumo horario si la compañía eléctrica no modifica el firmware de cada contador. Pero incluso así, para poder comprobar la exactitud de una factura los usuarios tendrían que realizar las siguientes operaciones, según Antonio Moreno:
a) Tomar nota (a mano) del contenido de los 1.440 registros del contador en los que están almacenados los consumos horarios correspondientes a los 60 días del período de facturación indicado en la factura (720 registros, si la factura es mensual).
c) Tomar nota de los precios horarios correspondientes a esos 1.440 consumos consultando diariamente la página web de la OMIE: http://www.omel.es/files/flash/ResultadosMercado.swf.
d) Multiplicar cada consumo por su precio horario y obtener el importe total.
Es evidente, por tanto, y como también ha señalado la asociación de defensa de los consumidores FACUA, que este tipo de tarifa vulnera la Ley del sector eléctrico de 2013, cuyo artículo 44 establece que los consumidores tendrán derecho a:
“(…) i) Ser suministrados a unos precios fácil y claramente comparables, transparentes y no discriminatorios.
j) Recibir información transparente sobre los precios y condiciones generales aplicables al acceso y al suministro de energía eléctrica (…)
n) Estar informados del consumo real de electricidad y de los costes correspondientes de acuerdo a lo que reglamentariamente se establezca, sin coste adicional”.
Una vez más, y solo para beneficiar a los grandes oligopolios eléctricos y a los bancos, el gobierno español se salta a la torera sus propias leyes, ahora solo un mes después de haberlas publicado y con otra medida de las que hay que tomar nota para exigir su derogación inmediata en cuanto el PP salga del gobierno.
fuente:La tramoya
Blog de Juan Torres López

Así facturarán las eléctricas la luz: el tramo más caro es de 20.00 a 22.00

Red Eléctrica Española pone en marcha una web en la que se puede consultar de un día para otro el precio por hora de la luz, mecanismo por el que las eléctricas facturarán a partir del 1 de abril
La información facilita los precios de la electricidad para los consumidores de la tarifa general (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, PVPC), de la tarifa nocturna y del coche eléctrico.
¿Cuánto vamos a pagar por la luz a partir del 1 de abril? La respuesta a está cada vez más cerca. Red Eléctrica de España ha creado una weben la que se puede consultar desde las 19.00 el precio de la luz para cada hora del día siguiente de tres tarifas: la general (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, PVPC), la nocturna y la del coche eléctrico.
De acuerdo con el registro de los últimos ocho días, el tramo más caro para los usuarios de la tarifa general –16 millones– es el que va de 20.00 a 22.00 (en concreto, este jueves entre las 20.00 y las 21.00), mientras que el más barato suele ser de 4.00 a 5.00; es decir, de madrugada.
La reforma de la factura de la luz del Gobierno, que improvisó después de anular el sistema de subastas que marcaba un precio fijo de trimestre a trimestre, establece que el precio lo fijará la cotización diaria –horaria en el caso del 35% que acabará con contador horario a 31 de diciembre: hay unos 7 millones de los 27 millones de puntos de distribución– de la luz en los mercados.
Es decir, ya no sabremos cuánto nos va a costar la luz con semanas de antelación, sino con horas, si bien se ha calculado que este sistema puede rebajar los precios pues acaba con el encarecimiento que suponía asegurar un precio durante tres meses: según los cálculos del Gobierno, el ahorro para el sistema es de unos 300 millones al año. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) calcula que el consumidor puede llegar a ahorrarse unos 36 euros anuales.
No obstante, este reforma está pendiente de ser aprobada por el Consejo de Ministros, y ha recibido duras críticas por la propia CNMC, que ha pedido su desaparición cuando aún quedan semanas para su puesta en marcha: afirma que, tal y como está, el bono social puede resultar más caro que el precio normal y critica la inestabilidad de los precios, la escasez de tiempo para ponerla en marcha y el estrecho margen para la competencia.
La escasez de tiempo para ponerla en marcha responde a que la reforma de la factura no estaba prevista por el Gobierno, y ha tenido que acometerla precipitadamente después de anular la subasta trimestral del 19 de diciembre, que fijó un alza del recibo del 10,5%: por "circunstancias atípicas", calificadas por la CNMC – "burda manipulación" el, según el ministro José Manuel Soria–, que se produjeron después de que el PP presentara en el Senado una enmienda en la que retiraba 3.600 millones a las eléctricas y cifraba el déficit de tarifa para 2013 en esta misma cifra, que al final se ha disparado hasta los 4.100.
De acuerdo con la nueva factura, la incidencia del precio de la luz es cada vez más reducida, puesto que el Gobierno ha ido incrementando paulatinamente los costes fijos: el 21,4% del recibo serán impuestos; el 41,2%, peajes –gasto de transporte, distribución, incentivos a renovables, gastos extrapeninsulares, pago de déficit tarifario– y el 37,2% restante corresponde a la energía energía –el 40% es el consumo, ligado ahora al mercado diario, y el 60% la potencia contratada, precio marcado por el Gobierno–. Es decir, el consumo, a partir de ahora, representa el 14,8% de la factura.