martes, 11 de febrero de 2014

El gobierno vuelve a reírse de los ciudadados

El Gobierno sube la cuota fija de la luz “para ayudar a las familias con hijos”

Los usuarios más humildes como parados o jubilados pagarán más aunque consuman menos.
El Gobierno justifica la subida de la parte fija del recibo de la luz, la que se paga independientemente del consumo, en su voluntad de favorecer a las familias con hijos en detrimento de las viviendas vacías y las segundas residencias. Tras la última subida, que publicó el Boletín Oficial del Estado el 1 de febrero, la parte fija de la factura, la que se paga en función de la potencia contratada, ha pasado en un año de representar el 35% de la parte regulada del recibo a suponer el 60%. Consecuentemente, la parte variable, la que se abona en función del consumo de luz, ha pasado del 65% al 40% en ese mismo periodo.
El Ministerio de Industria indica que esta reponderación no supondrá un incremento de la factura, sino una transferencia entre consumidores eléctricos a favor de aquellos que más consumen, especialmente las familias con hijos. Pero lo cierto, es que la medida beneficia especialmente también a los consumidores con mayor capacidad adquisitiva que no tiene por qué preocuparse del consumo (con hijos o sin ellos) en detrimento de los usuarios con más problemas para llegar a fin de mes como parados o jubilados, que intentan reducir al máximo su consumo para ahorrar.
En efecto, expertos y asociaciones de consumidores han alertado que la medida desincentiva el ahorro de energía y penaliza también a las primeras viviendas con una potencia contratada elevada, y que el verdadero objetivo que persigue el Gobierno es asegurar a las compañías eléctricas unos ingresos fijos elevados para compensar la caída del consumo por la crisis económica.
El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR) que marca el precio de la luz al que pueden acogerse 16 millones de consumidores domésticos, consta de dos partes: los peajes de acceso –la parte regulada del recibo, que fija el Gobierno y que tiene con un peso en torno al 55% del total- y la parte liberalizada que se calcula por el coste de la energía.
Industria señala que en los últimos años, el recibo eléctrico ha experimentado una fuerte subida y “su impacto ha sido mucho mayor sobre los hogares que más consumo tienen”. En el periodo 2004-2011 la factura media para las familias con dos hijos se ha incrementado un 67,2% (frente a un 62,3% de media para los consumidores domésticos en ese periodo). Para las segundas residencias y viviendas vacías, que tienen menos consumo de energía, la subida media en ese periodo ha sido de 53,3%, es decir nueve puntos menos que la media de los consumidores domésticos.
Según el Gobierno, estos cambios ya han comenzado a tener impacto en la factura de las familias. En 2013, año en el que la factura de un consumidor medio bajó un 0,9%, la factura eléctrica para las familias con dos hijos se redujo un 3,1% frente a la subida del 3,4% de la factura de la luz para las segundas residencias.
Una visión muy distinta tienen las asociaciones de consumidores.El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, ha tachado de "tomadura de pelo" las explicaciones que el Ministerio de Industria ya que, según los cálculos de la asociación, el perfil de usuario medio paga un 75% más que hace diez años.
Los peajes de acceso que sirven para pagar todas las actividades que son necesarias para hacer llegar el suministro eléctrico hasta los hogares (transporte y distribución de electricidad, primas a las renovables, etcécera.), tienen a su vez dos partes: una fija que depende de la potencia contratada y una variable que depende del consumo eléctrico de cada consumidor.

Compañías eléctricas: En unos años estáis acabadas. Vuestro fallido modelo de negocio no es mi problema.

SolarCity y Tesla van a sustituir a tu compañía eléctrica.
La gran banca habla ya de una ‘tormenta perfecta’ que supondrá el fin de las grandes compañías eléctricas
La ‘Larga Cola’ llega a la industria de la energía eléctrica
Al igual que ha ocurrido en otros mercados, se repite el patrón: los primeros frikis nos muestran el camino para dar el salto
Le ha ocurrido a la industria de la comunicación (con la llegada de los blogs y los micromedios), a la del software (con la llegada de los pequeños desarrolladores de apps y software libre), a la industria del turismo (con la posibilidad de planear tu propio viaje y alojarte en pisos de otros ciudadanos), a la industria de la música (con la llegada de micro-sellos musicales que venden en Internet y las descargas que nos permiten acceder a miles de nuevos artistas), a la de la moda, la de los libros, …
Es el concepto de la ‘Larga Cola’ (‘The Long Tail’), muy popular hace unos años, que Chris Anderson acuñó en 2004 y que resumía una tendencia: la democratización de los mercados y el paso de un escenario en el que unos pocos grandes vendían mucho a otro en el que muchos pequeños venden un poco cada uno. El de los medios de comunicación es el mercado más representativo: las televisiones han dejado de tener grandes audiencias y, al mismo tiempo, los blogs (por ejemplo) han conseguido unos pocos cientos de seguidores cada uno. La suma de todas las pequeñas audiencias de todos estos micromedios está comenzando a superar todas las audiencias de las grandes televisiones.
Long Tail en los Medios
‘Long Tail’ en los Medios de Comunicación
Y en cada una de las industrias se ha repetido el mismo patrón: los grandes jugadores que controlaban la partida, incapaces de ver cómo cambia la tecnología y el mercado, y amenazados por la llegada de los nuevos pequeños, han comenzado con acusaciones y movimientos para intentar defender su modelo de negocio con operaciones a margen del mercado.

Las peticiones de los usuarios a las eléctricas para reducir la potencia contratada no rebajarán el recibo de la luz

Las peticiones de los usuarios a las eléctricas para reducir la potencia contratada no rebajarán el recibo de la luz
El incremento del 18% de los peajes deja sin efecto los beneficios de modificar el contrato.
Nueva vuelta de tuerca a los bolsillos de los consumidores. El viernes el Gobierno aprobó otra subida de los peajes de la luz de un 18%, lo que dejará en papel mojado el ahorro que hayan hecho los ciudadanos que bajaran la potencia contratada con sus compañías para reducir la factura.
Continúa la reforma del sector energético a parches. Pese a que en diciembre se aprobó en el Congreso un texto de reforma del sector, casi cada semana el Consejo de Ministros lleva alguna modificación más de Industria. La última ha sido la de subir de nuevo las tarifas de la parte fija de la tarifa un 18% y bajar un 6,5% lo que cuesta el consumo.
Sin embargo, la realidad de este movimiento es que pagará más quién menos consuma. Porque aumenta el peso en el recibo de la parte que no es consumo, hasta el 43% según los expertos, por lo que cenar con la luz apagada o no encender la televisión ya servirá de poco. Aumentará también el recibo de las viviendas vacías o de segunda residencia pese a que apenas consumen electricidad.
Además, la medida aprobada este viernes tiene otro efecto importante. Como ya publicó este diario, tras la subida de los peajes que ya realizó Industria en octubre, que elevó el precio de 21,8 euros el kilowatio a 35,64 euros, las eléctricas recibieron una oleada de peticiones para bajar la potencia contratada como fórmula para bajar el recibo de la luz.
Menos potencia
En efecto, muchas pequeñas empresas y clientes decidieron bajar su potencia contratada. Así, la única manera de reducir la factura de la luz era cambiar la potencia de 4,6 kw/h a 3,3 kw/h. De esta manera, la subida que tendría que afrontar cada cliente con un consumo medio pasaba de 50 euros al año a 30 euros, según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).
Eso ahora ha quedado en papel mojado. Tras la nueva subida aprobada por el departamento que dirige José Manuel Soria, del 18%, los efectos que pudiera tener para los pequeños ahorradores ese movimiento se reducirán al mínimo. “Al final pagan los de siempre”, asegura un directivo de una empresa mediana del sector. “Ya no hay manera de ahorrar en el recibo de la luz”, sentencia.
Industria da explicaciones
El ministerio del ramo tuvo que salir ayer a dar explicaciones sobre la decisión adoptada el viernes. De acuerdo con la nota oficial, el efecto de la medida es justo el contrario. Industria señaló que "el Gobierno ha modificado la ponderación de las partes fija y de consumo para que no se penalice a los clientes que más consumen, como se venía haciendo los últimos años".
Según las explicaciones de Industria, desde el año 2004 hasta 2011 el recibo de la luz aumentó para una familia media con dos hijos en más del 65%, frente a 'sólo' el 53% para las viviendas vacías o de segunda residencia. Ahora, reconoce Industria, pesará más la parte fija del coste de la factura que antes. “Esta reponderación no supone un aumento de la factura sino una transferencia entre consumidores a favor de aquéllos que más consumen”, ha explicado el ministerio.
Para quién es una buena noticia es para las eléctricas, que llevan mucho tiempo insistiendo ante los poderes públicos que producir y transportar electricidad en España es un negocio ruinoso.

Si no pagan 21.890 euros, esta tarde les cortamos la luz

Una familia de A Coruña recibe una factura escandalosa por un mes de consumo
F. FERNÁNDEZ
la voz  08 de febrero de 2014 
José Antonio, su mujer María y sus dos hijos acaban de quitarse de encima una espada de Damocles de aúpa. Después de diez meses de pesadilla, vuelven a dormir tranquilos en su casa nueva de Eirís (A Coruña), desde la que se domina la ría de O Burgo. Todo comenzó cuando decidieron dejar el piso en el que vivían y embarcarse en la aventura de construir una vivienda. En el 2011 empezaron los trabajos. El contratista se encargó de todo, también de gestionar con Gas Natural Fenosa (GNF) la luz de obra. La casa fue tomando forma para quedar lista dos años después.
Es abril del 2013. La familia decide trasladarse a su flamante casa, aunque no está acabada del todo. Para rematarla, firman un nuevo contrato con la eléctrica para disponer provisionalmente de luz de obra. Técnicos de la compañía verifican y sellan el contador, que procede de otra obra. Como es costumbre, toman una foto para inmortalizar la lectura que refleja el aparato. Esa instantánea sería fundamental para José Antonio y su familia, pero todavía no lo sabían.
El drama empezó en junio. Un día, por la tarde, sonó el teléfono de casa. Era una empleada de la eléctrica que le anunciaba que iba a llegar por correo una factura de la luz. El importe, 21.890 euros, por mes y medio de consumo. Tal cantidad de dinero dejó incrédula a la pareja, que decidió tranquilizarse, tenía que ser un error y no tardarían en subsanarlo, pensaron.
Pero se toparon con un muro de burocracia e incomprensión. Por supuesto presentaron reclamaciones, por teléfono y en persona, y la empresa les respondió con dos exigencias más de pago. Entre tanto, siguen llegando más facturas, abultadas (214 euros, 257, 196...) porque la potencia que tienen contratada es alta (17 kilovatio), que van pagando religiosamente. Pero los 21.890 euros, ni de broma. Mientras siguen tratando de que Fenosa entre en razón y admita que la lectura del contador fue a todas luces errónea, en octubre reciben otra llamada telefónica. Al otro lado, una empleada de Corporación Legal, que gestiona las deudas con GNF. María tuvo que escuchar sus amenazas: «Si no pagan, esta tarde pasará un técnico para cortarles la luz». «Le expliqué que no podía pagar y me contestó que me convenía hacerlo», relata María, quien se mantuvo firme en su decisión de no desembolsar tal cantidad de dinero.
El miedo se instaló en esta familia, pero nadie apareció para interrumpir el suministro. Finalmente tampoco tendrán que abonar ya esos 21.890 euros de locura, sino 852, porque la empresa ha reconocido al fin su error. ¿Cómo han logrado convencerla? Con pruebas, como la foto del contador recién instalado, y siguiendo los consejos de un amigo que trabaja en la compañía. Sin él, probablemente, la pesadilla aún continuaría. Pero la indignación tardará en pasar.

Iberdrola hace trampas al explicarte la factura

Iberdrola hace trampas al explicarte la factura
Si has oído el anuncio de Iberdrola ya sabes lo que dicen: solo el 38% de tu factura eléctrica tiene que ver con la energía y el resto son impuestos. Es su manera de lavarse las manos. Ya conoces los cálculos de Iberdrola. Ahora te contamos la verdad.
La última campaña propagandística de Iberdrola pretende explicar la factura de la luz al consumidor. Hacen sus propios números y les sale un resultado ideal para limitar su responsabilidad en las subidas de precios.
El informe sobre las tarifas de acceso para 2014 elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) nos ayuda a demostrar que para llegar a las conclusiones de Iberdrola hay que hacer trampas:
Trampa nº1: ese 38% es incorrecto
El 50,5% de la factura está directamente relacionado con el coste de la energía. Esto es lo que señala la CNMC y no ese 38% que Iberdrola difunde.
¿Cómo llega Iberdrola a ese 38%? Descontando la parte de impuestos que les toca pagar por generar electricidad. Ya de paso, podrían descontar la Seguridad Social y el IRPF de sus empleados, los sueldos de sus Consejos de Administración...
Trampa nº2: ellos también reciben subvenciones.

Análisis del nuevo contador de Endesa







Análisis del nuevo contador de Endesa (Parte I)




En esta entrada me centraré en el proceso de desmontar y abrir el contador.
Es el modelo CERM 1 de ENEL. Aunque quien ensambla el aparato es SAGEMCOM y lo hace en Túnez. La primera cosa que me llama la atención es que no es tan parecido a la fotografía típica incluída en las campañas publicitarias.


Esta es la fotografía que sale en las campañas publicitarias

Imagen real del contador
El plástico parece de color blanco, pero es de color gris. Además es de textura heterogénea. El logotipo de Endesa moldeado sobre el plástico en algunas imágenes sale en color. El plástico es rígido y el aparato de estructura sólida, apenas sin aperturas. En la imagen se aprecia el grosor de el aislamiento plástico en la pantalla que queda hundida unos 2 centímetros respecto al plano de la carcasa.
Al destornillar el único tornillo visible se oye un click. Al retirar con facilidad la tapa podemos ver un pulsador justo encima de los bornes para conectar los cables de salida. Según el manual de usuario el contador registra, aun sin alimentación, la apertura de la tapa.
Para abrir el contador para examinarlo, al darle la vuelta se debe retirar una pieza enganchada a presión que unirá las dos mitades del contador. Con un destornillador plano es una tarea sencilla.

domingo, 2 de febrero de 2014

Nueva subida de la luz en Febrero

Aunque no es una modificación que se esperara, el gobierno acaba de publicar en el BOE una nueva modificación de las tarifas de electricidad que suponen un nuevo incremento en las tarifas de luz de los usuarios.Al igual que ocurriera en el mes de agosto tras la reforma eléctrica, se ha producido una actualización de los peajes de acceso por la que se aumenta el término de potencia y se disminuye el término de energía. De esta forma, se vuelve a penalizar a aquellos usuarios que tienen una potencia mayor y tienen un bajo consumo. Estos precios se van adaptando cada día más a un coste fijo mensual mayor como si de una tarifa plana se tratase. Modificación de los peajes de acceso. 
Los peajes de acceso es la parte de la factura destinada a cubrir los gastos del sistema que son ajenos al coste de la energía en sí. Dentro de estos costes, se incluyen las redes de distribución necesarias para el transporte de la energía así como otros costes considerados como los organismos reguladores o las primas a energías. El descuadre de los costes generados con los ingresos percibidos por el sistema a través de estos peajes, ha supuesto el conocido déficit de tarifa que a su vez genera unos intereses que hacen aumentar este déficit.
Si nos fijamos en las modificaciones de los peajes de acceso para los usuarios más comunes (con potencias inferiores a 10kW), éstos han sufrido un aumento del 20,2% (en agosto ya subió un 63%) en la parte correspondiente al término de potencia, mientras que el término de energía se ha visto reducido en un 17,33%.
Precio Voluntario al Pequeño Consumidor Febrero 2014El Precio voluntario al pequeño consumidor (antigua tarifa TUR) se ha visto por tanto actualizado tan sólo un mes después de que se anulara la subasta eléctrica y los nuevos precios son:
42,043426 euros/kW y año (+17.93%)
0,124107 euros/kWh (-6.89%)
Para el usuario medio que tenga un potencia contratada de 5.75kW y un consumo de 270kWh al mes supone un aumento en la factura de un 1,1%.
Evolución de las tarifas reguladas
Abril 2013
Agosto 2013
Octubre 2013
Enero 2014
Febrero 2014
Término de Potencia
21,89 €/kW año
35,65 €/kW año
35,65 €/kW año
35,65 €/kW año
42,04 €/kW año
Término de Energía
0,138658 €/kWh
0,124985 €/kWh
0,130485 €/kWh
 0,133295 €/kWh
0,124107 €/kWh

Estos cambios invitan a cambiar la tarifa de luz que ofrezca descuentos en el término de potencia a menos que se disponga de grandes consumos.

El Gobierno confirma una subida del 18% en la parte fija del recibo de la luz

Imagen de la noticia  El Gobierno confirma una subida del 18% en la parte fija del recibo de la luz
- Los que menos consumen, pagarán más, asegura un experto
El término de potencia del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), antigua Tarifa de Último Recurso (TUR), que regula en parte el Gobierno, sube un 18%, hasta los 42,04 euros por kilovatio (kW), según publica este sábado el Boletín Oficial del Estado (BOE).
La orden de la Dirección General de Política Energética y Minas, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, establece una revisión del coste de producción de energía eléctrica que deriva en una subida del 18% del término de potencia, la parte del recibo que no había sido modificada desde agosto de 2013, cuando se aprobó una subida gerenalizada de la TUR del 1,2% tras la aplicación de nuevas medidas de la reforma energética.
En la revisión de peajes, que también publica este sábado el BOE, se recoge un desajuste de ingresos de 2.686 millones de euros, sin perjuicio de las anualidades que correspondan para satisfacer los derechos de cobro del sistema eléctrico pendientes.
Es decir, a la cuota de 2.686 millones de euros pendiente de años anteriores, habría que añadirle la cantidad que finalmente resulte de los desajustes temporales de 2013, hasta el máximo de 3.600 millones de euros de déficit previsto.
El precio del recibo de la luz que abonan la mayoría de los consumidores en España (los acogidos al PVPC) proviene en torno a un 45% de la parte liberalizada resultante de la subasta trimestral entre las comercializadoras de electricidad, y en un 55% de la parte regulada en la que interviene el Gobierno formada por los peajes, y donde se incluyen los costes por la distribución, el transporte y las primas a renovables, entre otros.
En la parte regulada, los conocidos como peajes de acceso, que no había sido actualizada desde el mes de agosto para evitar un mayor incremento del recibo, se fija ahora una subida del 18% en el término de potencia, según la orden publicada este sábado.
No obstante, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ya explicó que en la subida del 2,3% de enero del recibo del PVPC para el primer trimestre, una parte provenía de la subasta anulada en diciembre y la otra parte de estos peajes actualizados.
La última subida del 2,3% obedece a "criterios de mercado", según explicó Soria, después de que el Gobierno se decantara por establecer el incremento en base al tercer y cuarto trimestre de 2013, lo que supuso una subida del precio de la energía del 1,4%, inferior a si hubiese elegido el último trimestre, y al que se sumó un 0,9% de la parte regulada del recibo.
PENALIZA AHORRO
Tras esta intervención, el Ejecutivo estudia ahora un nuevo sistema para establecer los precios voluntarios del pequeño consumidor de cara al segundo trimestre del año, para lo que ha mantenido conversaciones con las empresas eléctricas, los operadores de la subasta, comercializadores y el resto de las partes implicadas.
Asimismo, en la revisión de los peajes aprobada, se contempla un peaje en la modalidad sin discriminación horaria de 0,124107 euros por kilovatio hora (kWh), lo que supone "un 5% de bajada para que los que más consumen, menos paguen", mientras que "los que menos consumen pueden tener una subida del 18%", según explicó a Servimedia, Jorge Morales de Labra, experto del sector eléctrico.
Precisamente este sábado consumidores y más de 500 organizaciones convocadas por Adicae se han movilizado y han protagonizado acciones reivindicativas en 23 provincias de toda España para reclamar un "precio justo".