jueves, 3 de diciembre de 2015

Multa de 25 millones de euros impuesta a Iberdrola

La multa de 25 millones de euros impuesta a Iberdrola por alterar el precio puede parecer astronómica pero, créanme, solo representa calderilla comparada con los centenares de millones que se han embolsado
El engaño montado por Iberdrola para manipular el mercado eléctrico y subir artificialmente los precios en 2013 ha resultado tan burdo y descarado que ni siquiera la CNMC, nuestro amable superregulador, siempre dispuesto a mostrarse comprensivo y flexible ante las necesidades de nuestros grandes oligopolios, ha podido dejarlo pasar pretendiendo que no había sucedido o se trataba de paranoias de comunistas conspiranoicos.  
Dos años después del escándalo que llevo a cambiar aquel opaco e indescifrable sistema de subasta por otro sistema alternativo, aún más opaco e indescifrable y que a día de hoy nadie sabe muy bien cómo funciona, los grandes vigilantes de nuestros mercados han hablado. El veredicto ha sido de culpabilidad. Aunque cueste creerlo representa un avance. Hace esos mismos dos años llegaron a la conclusión de que había existido fraude en la subasta anulada por el Gobierno de Rajoy, pero que no era culpa de alguien en concreto. El fraude debió producirse entonces por generación espontánea, o por intervención de la Virgen del Rocío.
La multa de 25 millones de euros impuesta a Iberdrola por alterar el precio de oferta de las centrales del Duero, Sil y Tajo puede parecer astronómica pero, créanme, solo representa calderilla comparada con los centenares de millones que se han embolsado y continúan embolsando a nuestra costa abusando de sus posiciones de dominio. En España a los grandes oligopolios les sale muy rentable infringir la ley incluso cuando los pillan y los multan.
Telecos, petroleras, banca, eléctricas... todas engordan sus balances a costa de exprimir a unos clientes que acabamos tratados más bien como rehenes. En nuestras facturas no pagamos precios. En realidad abonamos rescates a grandes oligopolios que lo pactan casi todo y manipulan la información sobre costes y competencia, que controlan de modo absoluto. ante la mirada atenta de una policía reguladora más preocupada por asegurar el negocio a las grandes corporaciones que por garantizar el buen servicio al consumidor.
En cualquier país del mundo que se considere a sí mismo serio hace años que las relaciones entre las compañías eléctricas y el poder político deberían haber sido objeto de algún tipo de investigación pública y democrática. Otro tanto debería y debe suceder con las grandes privatizaciones de los monopolios públicos durante la década de los noventa. Cuando nos quitaron aquello que sería ineficiente, pero al menos era de todos, para dárselo a sus amiguetes y encerramos en esta pesadilla que algunos se empeñan en seguir llamando "nuestros mercados".

viernes, 21 de agosto de 2015

Las denuncias de los consumidores contra las eléctricas baten un récord histórico

Es el tercer sector con más reclamaciones en FACUA durante el primer semestre del año, tras las telecomunicaciones y la banca.
Las denuncias de los consumidores contra las eléctricas baten un récord histórico.
Las denuncias de los consumidores contra los fraudes de las eléctricas han batido un récord histórico. Así lo pone de manifiesto el balance ¿Qué denuncian los consumidores? (ver tabla) relativo a las consutas y reclamaciones tramitadas en FACUA-Consumidores en Acción durante el primer semestre de 2015.
El informe, que FACUA ha presentado este miércoles en rueda de prensa, refleja que el 36,2% de las reclamaciones fueron contra compañías de telecomunicaciones, el 19,0% contra bancos y entidades financieras y el 11,8% contra compañías energéticas.
Los reyes del fraude representan tres sectores clave para los consumidores españoles ante cuyas graves y crecientes irregularidades no están actuando ni el Gobierno central ni las comunidades autónomas.
FACUA ha tramitado durante el primer semestre de 2015 un total de 24.100 consultas y reclamaciones en su sede central, con la que los consumidores contactan a través del teléfono 954 90 90 90 y el portal de internet FACUA.org, y en sus organizaciones territoriales. Fueron 20.145 consultas y 3.955 quejas.
Telecos, banca y energía mantienen sus puestos como reyes del fraude.
El sector que mantiene el dudoso honor de liderar este ranking del fraude desde hace más de una década, las telecomunicaciones, ha acaparado el 36,2% de las tramitadas por FACUA entre enero y junio. Pocos puntos por debajo del máximo histórico que alcanzó en el mismo período del año pasado, cuando las quejas se situaron en el 37,6%.
Las irregularidades en telecomunicaciones móviles provocan casi el doble de denuncias que los servicios de telefonía fija e internet por ADSL y cable.
En telecomunicaciones, los principales motivos de las denuncias que plantean los usuarios son incumplimientos de ofertas comerciales, envíos de facturas después de que los usuarios hubieran solicitado la baja o amenazas con penalizaciones abusivas por anular contratos antes de finalizar los compromisos de permanencia, junto al cobro de llamadas no realizadas o el alta en servicios de mensajes no solicitados o publicitados de forma fraudulenta.
La banca, estable en su segunda posición.
Los bancos y entidades financieras se consolida como segundo sector con más denuncias de los usuarios en FACUA, con el 19,0% del total. Su máximo histórico se produjo en 2013, cuando supusieron el 27,3%.
El principal motivo del espectacular incremento que se ha producido en los últimos tiempos en las reclamaciones contra el sector bancario es el fraude de las cláusulas suelo, seguido de las participaciones preferentes y el aumento del cobro de comisiones de forma abusiva.
Las eléctricas, de nuevo otro máximo histórico
Las compañías de electricidad y gas alcanzaron el 11,8% de las denuncias, un nuevo máximo histórico tras el obtenido en el mismo período de 2014, con el 11,2% de las reclamaciones. Desde 2012, cuando se situaron por primera vez en la tercera posición del ranking con el 8,9%, no habían obtenido una cifra tan alta.
Los fraudes en las ofertas de electricidad en el mercado libre continúan creciendo. Mediante campañas publicitarias engañosas y visitas de comerciales a puerta fría, las grandes eléctricas anuncian descuentos que en realidad hinchan las facturas de los usuarios.
También continúan las quejas fruto de errores en las lecturas de los contadores o por no haberse producido durante largos periodos, aplicando posteriormente facturas desproporcionadas.
Seguros, garantías, aerolíneas...
Las compañías de seguros se sitúan en el cuarto lugar en el ranking de denuncias con el 4,7%. El motivo principal de las reclamaciones es la negativa a abonar las cantidades o cubrir los servicios establecidos en los contratos.
A este sector le siguen en el ranking la compra y reparación de electrodomésticos y equipos electrónicos, con el 3,9%. Los principales motivos son la negativa a asumir las garantías legales o grandes retrasos en la reparación de productos defectuosos.
Le sigue el transporte, con el 3,3%, ocupando las compañías aéreas la inmensa mayoría de las reclamaciones, especialmente por negarse a abonar compensaciones o indemnizaciones ante grandes retrasos o cancelaciones, hinchar los precios anunciados o cobrar por determinados conceptos de forma ilegal.
Más una década con las telecos a la cabeza del ranking
El de las telecomunicaciones es el sector con más reclamaciones desde hace más de una década, con la única excepción de 2006, en el que quedó en segunda posición al producirse el cierre de las filatélicas Fórum y Afinsa.
Así, las quejas contra las compañías de telecomunicaciones se elevaron al 37,6% en 2014, 32,3% en 2013, el 35,1% en 2012, el 37,4% en 2011, el 31,8% en 2010, el 26,4% en 2009, el 29,8% en 2008, el 23,1% en 2007, el 11,6% en 2006, (año del desmantelamiento de Fórum y Afinsa), el 24,3% en 2005, el 20,6% en 2004 y el 12,1% en 2003. En 1991, el sector de la telefonía sólo recibía el 2,1% de las denuncias de los consumidores.

domingo, 26 de julio de 2015

Los usuarios de autoconsumo eléctrico cargan contra las eléctricas y el Gobierno

El Ejecutivo y el lobby eléctrico desincentivan la producción de electricidad por parte de los consumidores, según los colectivos promotores de esta modalidad.
Los autoconsumidores eléctricos con conexión a la red deberán colaborar a financiar el coste del sistema.
El borrador del Real Decreto sobre autoconsumo eléctrico desarrollado por el Gobierno de Mariano Rajoy ha despertado duras críticas de asociaciones y usuarios de esta modalidad de servicio al considerar que prioriza los intereses de las grandes compañías eléctricas en detrimento de fomentar el consumo propio.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, explicó a finales de junio en el Senado que el nuevo proyecto de ley intenta evitar el "déficit del sistema eléctrico" ocurrido entre 2004 y el 2012 y que significó un aumento del desfase entre los ingresos y los costes del sistema. Soria, además, defendió que este sistema requiere de la solidaridad del autoconsumidor para que sufrague también los costes de las redes de distribución y transporte que utiliza. En caso contrario, la carga de este coste recae únicamente sobre el consumidor de energía convencional.
Las distintas explicaciones esgrimidas por el ministro, sin embargo, no han convencido a las asociaciones del sector que, a través de un comunicado, han exigido a la Comisión Europea que determine un marco regulador común para evitar que el Gobierno español finalmente aplique la propuesta de ley.
España, ejemplo de malas prácticas.
Sin ir más lejos, la Fundación Renovables ha valorado la iniciativa española como un “ejemplo de malas prácticas” y se han apoyado en las declaraciones de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia que reconoce el autoconsumo como una cuestión "ineludible" para alcanzar uno de los objetivos comunitarios en energía renovable para 2020.
Hoy por hoy, con la propuesta de ley sobre la mesa y pendiente de su aprobación este julio -si no se demora de nuevo- la polémica está servida entre el Gobierno, las eléctricas y los autoconsumidores.
Contra la norma europea.
Las asociaciones de autoconsumidores eléctricos han expuesto los agravios que, a su juicio, representa el nuevo texto legal y sostienen que su contenido choca de plano con la normativa europea de promoción de pequeñas instalaciones, de fomento de la producción individual y de la eficiencia energética.
Sobre esta base, han determinado una serie de cuestiones en las que piden la rectificación del Gobierno de lo que consideran un nuevo enredo contra la producción de energía fotovoltaica para consumo propio. Entre sus principales quejas se encuentra lo que consideran un gravamen sobre la actividad “injustificado y desproporcionado” y mucho mayor que la energía que proviene de la red eléctrica.
Un impuesto sobre el sol.
El proyecto legislativo también contempla un impuesto sobre el sol que, según fuentes consultadas, encarecerá el autoconsumo con riesgo de hacerlo inviable. Además, argumentan que es una tasa que no existe en otros países de la UE y que atenta contra "el derecho universal al sol".
Otro de los aspectos críticos del proyecto legislativo es que impide compatibilizar el autoconsumo y acogerse al Bono Social, la ayuda para los consumidores más vulnerables y en riesgo de pobreza energética. Esta exclusión repercute doblemente sobre al autoconsumidor dado que la ley tampoco contempla el denominado Balance Neto, donde a finales de mes el usuario y compañía hacen un balance de la energía inyectada y consumida y pasan cuentas. El proyecto de ley establece que la electricidad excedentaria que se vierta a la red no recibirá compensación económica alguna.
Penalizaciones desorbitadas
Asimismo, existe una penalización a quienes recurran a sistemas de almacenamiento descentralizado que las asociaciones de autoconsumidores han calificado de "abusivo" y que desincentiva la búsqueda de formas alternativas de consumo.
La iniciativa del Gobierno también obliga a que el productor y consumidor de una instalación de autoservicio ha de ser la misma persona, eliminando todas las demás posibilidades de participación. Un requerimiento que, en caso de incumplimiento, puede ser sancionado con multas de hasta 60 millones de euros.
Otra de las reclamaciones vertidas por los autoconsumidores es que únicamente la distribuidora tiene acceso directo y en tiempo real a los datos de consumo, producción y precio de la energía, mientras que el ciudadano solo tiene acceso a través de esta.
La patronal eléctrica defiende el pago de la red.
Por su parte, la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) ha defendido la "contribución" de los autoconsumidores al mantenimiento de la red électrica ya que "como el resto de los consumidores, forman parte y son usuarios".
"Si no se estableciera ningún tipo de cargo para los autoconsumidores, estos dejarían de pagar esas partidas, que recaerían sobre el resto de los consumidores. El grueso de los consumidores eléctricos, de este modo, tendría que pagar más costes en su factura para que unos pocos [los autoconsumidores] dejaran de pagarlos", han explicado fuentes de Unesa.
Factura eléctrica lastrada.
En esta línea, la patronal ha matizado algunas de las consideraciones realizadas por los autoconsumidores como la relativa a la inexistencia de una contraprestación por la energía vertida en la red. Según Unesa, sí que existe, aunque la reciben únicamente aquellos autoproductores que se registren como tales -quedando exentos de recibirla quienes no se acojan a esta modalidad-.
En lo que sí parece que hay acuerdo entre ambas partes es que la factura eléctrica "está artificialmente lastrada" con una serie de costes políticos e impuestos que no están relacionados con el suministro eléctrico.

Cómo demandar a tu eléctrica si te acusan de manipular el contador

Si tu contador de la luz ha sido manipulado, te cae una multa de 1.500 euros. Da igual si eres culpable o inocente. OCU planta cara y denuncia que las eléctricas sancionan sin pruebas y sin dar al cliente posibilidad de defenderse. Te ayudamos a llevarles a juicio.
Tu contador de la luz es ese aparato que quizás no has visto jamás y que tal vez vive en la oscuridad de un cuarto del que ni siquiera tienes llave. Tú no le conoces, pero él a ti sí: lleva la cuenta de la luz que gastas y en eso se fija tu eléctrica para cobrarte más o menos.
Pueden manipularse, desde luego, pero en los últimos meses mucha gente dice ser inocente. Ante esto, las eléctricas aplican la presunción de culpabilidad: no importa quién lo ha tocado, pagas TÚ.
Y no pagas poco. Son en torno a 1.500 euros de multa (te refacturan el último año como si hubieses estado usando el 100% de la potencia contratada durante 6 horas cada día).
Suena mal, ¿verdad? Suena a que estás completamente indefenso. Déjanos corregirte: estabas completamente indefenso. Ahora OCU te dice cómo llevarles a juicio.
Qué hacer si te ha pasado.
Si eres inocente y te están acusando de algo que no has hecho, puedes plantar cara. Te avisamos: esta lucha te lleva hacia un juicio al que tendrás que acudir*.
1. Paga lo que te piden: si no lo haces, te cortarán la luz. Si te es difícil o imposible pagar de una vez tanto dinero, puedes llamar a tu comercializadora (la que te envía las facturas) para solicitar un pago fraccionado.
2. Rellena la demanda que encontrarás más abajo (completando los espacios en blanco y siguiendo las instrucciones en rojo).
3. Imprime 3 copias de la demanda y llévalas al Juzgado de Primera Instancia que te corresponde por código postal (aquí puedes buscar los juzgados de tu localidad). Una de las copias te la quedas tú y las otras 2 ellos. La que va para el juez debe llevar adjuntos los documentos originales necesarios (facturas de la luz, contratos, certificados...).
4. El Juzgado te contactará por carta citándote para un juicio verbal en el que no necesitarás ni abogado ni procurador (siempre que lo que te reclame la eléctrica sea inferior a 2.000 euros... si fuese superior necesitarías contratar abogado y procurador).
* En el peor de los casos, este juicio puede llevarte a una condena en costas: pero si acudiste sin abogado ni procurador (por reclamar una cantidad inferior a 2.000 euros) únicamente podrían pedirte que pagases el desplazamiento al juzgado del representante de la eléctrica (artículo 32.5 de la Ley 1/2000 de 7 enero de Enjuiciamiento Civil).

Las quejas contra las eléctricas alcanzan un récord histórico

Publicidad engañosa, visitas comerciales con falsas ofertas y errores de lecturas, las principales causas. El sector de las telecomunicaciones lleva siete años acumulando la mayoría de reclamaciones.
Las compañías eléctricas cada vez acumulan más reclamaciones de los consumidores. Entre enero y junio de este año, el número de quejas tramitadas por Facua Córdoba en el sector energético han batido un récord histórico, según el presidente de la entidad, Francisco Martínez Claus, que indicó que casi dos de cada diez quejas registradas en este periodo (más de mil) fueron por problemas y fraudes relacionados con el servicio de las compañías de electricidad y gas, más del doble que en el primer semestre del año pasado, cuando acumularon el 5,5% de las quejas. "Las ofertas que se publicitan sobre el mercado libre eléctrico continúan creciendo", explicó, al tiempo que alertó sobre las visitas de comerciales a puerta fría en las que las compañías venden descuentos que en realidad "hinchan la factura del usuario". Los errores en las lecturas de los contadores o las lecturas no realizadas durante largos periodos que provocan facturas desproporcionadas también son motivo habitual de reclamación por parte de los usuarios.
Aunque éste es el incremento más llamativo, el sector de las telecomunicaciones mantiene el primer puesto en el ránking de las más denunciadas. A excepción del 2009, las irregularidades en telefonía móvil, fija e internet son las causas más frecuente de reclamación por parte de los usuarios, acaparando el 37,6% de las 1.008 reclamaciones tramitadas por Facua este semestre en Córdoba. El servicio de móvil tiene el triple de denuncias que el de teléfono fijo y 23 puntos más que el de internet. Entre los principales motivos de denuncia están "los incumplimientos de ofertas comerciales, facturas que llegan cuando el usuario ya se ha dado de baja, amenazas de penalización abusiva por anular contratos antes de cumplir el compromiso de permanencia, así como el cobro de llamadas no realizadas o el alta en servicios de mensajes no solicitados".
La banca y las entidades financieras son el segundo sector con más denuncias, el 17,6% del total, quejas motivadas principalmente por el cobro de tarifas y comisiones abusivas, la falta de información esencial al contratar productos y "el fraude de las cláusulas suelo que está obligando a muchos usuarios a solucionar los conflictos en los tribunales", detalló Martínez Claus.
Entre los sectores con más denuncias figuran por primera vez las relativas a la sanidad, con el 4% de quejas, centradas en deficiencias en zonas hospitalarias o incumplimientos en la prestación de servicios médicos públicos y privados. Los transportes, principalmente las aerolíneas, motivan el 5,6% de las quejas. Los seguros acaparan el 7,2% de las reclamaciones, basadas fundamentalmente en la negativa de las compañías a abonar o cubrir servicios establecidos por contrato. Otro problema creciente que afecta a varios sectores es el de la suplantación de identidad que acaban en denuncias de los usuarios en las comisarías. Facua, que denuncia la inacción de las administraciones en la defensa de los derechos de los consumidores, alerta de una práctica que se evitaría "si se contrataran los servicios como se debe, con el DNI y firmando un contrato por escrito". Para evitar la posibilidad de caer en este tipo de fraude, Facua recomienda "no dar nunca datos personales por teléfono o a agentes que vayan puerta a puerta, aunque se identifiquen como de la compañía" y "realizar las compras por internet con tarjetas virtuales, creadas para un abono concreto, en lugar de usar el número de la tarjeta habitual".